Cuestión 8 - Del don del entendimiento

II-II q. 8 pr. (arriba)

Cuestión 8:Del don del entendimiento.


Proemio

Trataremos del don del entendimiento y de la ciencia que corresponden a la virtud de la fe, acerca de lo cual se ofrecen ocho puntos: 1º ¿El entendimiento es don del Espíritu Santo? 2º ¿Puede existir simultáneamente en un mismo sujeto con la fe? 3º ¿El entendimiento que es don del Espíritu Santo, es solo especulativo o también práctico? 4º ¿Todos los que están en gracia tienen el don del entendimiento? 5º ¿Se encuentra este don en algunos sin la gracia? 6º ¿Qué relación hay entre el don de entendimiento con otros dones? 7º De lo que corresponde a este don en las bienaventuranzas. 8° De lo correspondiente a él en los frutos.

Quaestio 8:De dono intellectus


Prooemium

Deinde considerandum est de dono intellectus et scientiae, quae respondent virtuti fidei. Et circa donum intellectus quaeruntur octo. Primo, utrum intellectus sit donum spiritus sancti. Secundo, utrum possit simul esse in eodem cum fide. Tertio, utrum intellectus qui est donum sit speculativus tantum, vel etiam practicus. Quarto, utrum omnes qui sunt in gratia habeant donum intellectus. Quinto, utrum hoc donum inveniatur in aliquibus absque gratia. Sexto, quomodo se habeat donum intellectus ad alia dona. Septimo, de eo quod respondet huic dono in beatitudinibus. Octavo, de eo quod respondet ei in fructibus.

II-II q. 8 a. 1 arg. 1 (arriba)

Artículo 1:¿El entendimiento es don del Espíritu Santo?

Parece que el entendimiento no es don del Espíritu Santo: porque los dones gratuitos se distinguen de los dones naturales, pues los primeros se sobreañaden a los segundos. Pero el entendimiento es cierto hábito natural en el alma, por el que se conocen los principios naturalmente conocidos, como consta (Ethic. l. 6, c. 6). Luego no debe considerársele como don del Espíritu Santo.

Articulus 1:Utrum intellectus sit donum Spiritus Sancti

Ad primum sic proceditur. Videtur quod intellectus non sit donum spiritus sancti. Dona enim gratuita distinguuntur a donis naturalibus, superadduntur enim eis. Sed intellectus est quidam habitus naturalis in anima, quo cognoscuntur principia naturaliter nota, ut patet in VI Ethic. Ergo non debet poni donum spiritus sancti.

II-II q. 8 a. 1 arg. 2 (arriba)

Las criaturas participan de los dones divinos, según su proporción y modo, como hace constar Dionisio (De div. nom. c. 7, lect. 5 y 6). Pero el modo de ser de la naturaleza humana consiste en conocer la verdad, no en absoluto, lo cual pertenece a la esencia del entendimiento; sino discursivamente, y esto es propio de la razón, como demuestra Dionisio (De div. nom. c. 7, lect. 2). Luego el conocimiento divino que a los hombres les es dado, más bien debe llamarse don de razón, que don de entendimiento.

Praeterea, dona divina participantur a creaturis secundum earum proportionem et modum, ut patet per Dionysium, in libro de Div. Nom. Sed modus humanae naturae est ut non simpliciter veritatem cognoscat, quod pertinet ad rationem intellectus, sed discursive, quod est proprium rationis, ut patet per Dionysium, in VII cap. de Div. Nom. Ergo cognitio divina quae hominibus datur magis debet dici donum rationis quam intellectus.

II-II q. 8 a. 1 arg. 3 (arriba)

En las potencias del alma el entendimiento se divide en oposición a la voluntad, como consta (De anima, l. 3, t. 48). Pero ningún don del Espíritu Santo se llama voluntad. Luego por lo mismo no debe llamarse don alguno del Espíritu Santo, don de entendimiento.

Praeterea, in potentiis animae intellectus contra voluntatem dividitur, ut patet in III de anima. Sed nullum donum spiritus sancti dicitur voluntas. Ergo etiam nullum donum spiritus sancti debet dici intellectus.

II-II q. 8 a. 1 s. c. (arriba)

Por el contrario, Isaías dice (Is 11,2): y reposará sobre él el espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de entendimiento.

Sed contra est quod dicitur Isaiae XI, requiescet super eum spiritus domini, spiritus sapientiae et intellectus.

II-II q. 8 a. 1 co. (arriba)

Responderemos, que el nombre de entendimiento implica cierto conocimiento íntimo; pues la palabra intelligere puede descomponerse de esta manera intus legere que quiere decir leer interiormente. Y esto es notorio para los que consideran la diferencia del entendimiento y del sentido: pues el conocimiento sensitivo tiene por objeto las cualidades sensibles exteriores, mientras que el conocimiento intelectivo penetra hasta la esencia de la cosa. El objeto, pues, del entendimiento es la esencia de las cosas (quod quid est), como se dice (De an. l. 3, t. 26). Pero hay infinidad de cosas que están ocultas interiormente, las que convienen que el conocimiento del hombre penetre como intrínsecamente: pues bajo los accidentes se oculta la naturaleza de la cosa sustancial; bajo las palabras los significados de ellas; bajo las semejanzas y figuras la verdad figurada (pues las cosas inteligibles son en cierta manera interiores respecto de las cosas sensibles, que se sienten exteriormente), y en las causas se ocultan los efectos y viceversa. Así pues, respecto de todas estas puede llamarse entendimiento. Pero comenzando el conocimiento del hombre por el sentido como por lo exterior, es evidente que cuanto más poderosa sea su luz intelectual, tanto más íntimamente puede penetrar (ad intima). Pero la luz natural de nuestro entendimiento es de virtud limitada; por consiguiente solo puede llegar hasta cierto punto. Luego el hombre necesita de una luz sobrenatural, para penetrar más allá en el conocimiento de ciertas cosas que no puede penetrar por la luz natural; y esta luz sobrenatural dada al hombre se la llama don de entendimiento.

Respondeo dicendum quod nomen intellectus quandam intimam cognitionem importat, dicitur enim intelligere quasi intus legere. Et hoc manifeste patet considerantibus differentiam intellectus et sensus, nam cognitio sensitiva occupatur circa qualitates sensibiles exteriores; cognitio autem intellectiva penetrat usque ad essentiam rei, obiectum enim intellectus est quod quid est, ut dicitur in III de anima. Sunt autem multa genera eorum quae interius latent, ad quae oportet cognitionem hominis quasi intrinsecus penetrare. Nam sub accidentibus latet natura rerum substantialis, sub verbis latent significata verborum, sub similitudinibus et figuris latet veritas figurata: res etiam intelligibiles sunt quodammodo interiores respectu rerum sensibilium quae exterius sentiuntur, et in causis latent effectus et e converso. Unde respectu horum omnium potest dici intellectus. Sed cum cognitio hominis a sensu incipiat, quasi ab exteriori, manifestum est quod quanto lumen intellectus est fortius, tanto potest magis ad intima penetrare. Lumen autem naturale nostri intellectus est finitae virtutis, unde usque ad determinatum aliquid pertingere potest. Indiget igitur homo supernaturali lumine ut ulterius penetret ad cognoscendum quaedam quae per lumen naturale cognoscere non valet. Et illud lumen supernaturale homini datum vocatur donum intellectus.

II-II q. 8 a. 1 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos que por la luz natural de que nos hallamos dotados solo conocemos ciertos principios generales, que son naturalmente conocidos. Pero como el hombre está destinado a la beatitud sobrenatural, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 2, a. 3 y S. Th. I-II, q. 3, a. 8), es necesario que el hombre llegue más a cosas más elevadas, y para esto se requiere el don de entendimiento.

Ad primum ergo dicendum quod per lumen naturale nobis inditum statim cognoscuntur quaedam principia communia quae sunt naturaliter nota. Sed quia homo ordinatur ad beatitudinem supernaturalem, ut supra dictum est, necesse est quod homo ulterius pertingat ad quaedam altiora. Et ad hoc requiritur donum intellectus.

II-II q. 8 a. 1 ad 2 (arriba)

Al 2º que el discurso de la razón siempre comienza por el entendimiento y termina en él; raciocinamos, pues, procediendo de ciertas cosas entendidas; y entonces, el discurso de la razón se perfecciona cuando llegamos a comprender, lo que antes nos era desconocido. Luego el raciocinar procede de algo entendido con anterioridad. Pero el don de la gracia no procede de la luz de la naturaleza; sino que se le sobreañade como perfeccionándole. Por lo tanto esta agregación no se llama razón, sino más bien entendimiento; porque la luz sobreañadida es respecto de cosas que se nos dan a conocer sobrenaturalmente, como la luz natural a lo que conocemos primordialmente.

Ad secundum dicendum quod discursus rationis semper incipit ab intellectu et terminatur ad intellectum, ratiocinamur enim procedendo ex quibusdam intellectis, et tunc rationis discursus perficitur quando ad hoc pervenimus ut intelligamus illud quod prius erat ignotum. Quod ergo ratiocinamur ex aliquo praecedenti intellectu procedit. Donum autem gratiae non procedit ex lumine naturae, sed superadditur ei, quasi perficiens ipsum. Et ideo ista superadditio non dicitur ratio, sed magis intellectus, quia ita se habet lumen superadditum ad ea quae nobis supernaturaliter innotescunt sicut se habet lumen naturale ad ea quae primordialiter cognoscimus.

II-II q. 8 a. 1 ad 3 (arriba)

Al 3º que la voluntad indica simplemente movimiento apetitivo sin determinación de excelencia alguna; pero el entendimiento indica cierta excelencia de conocimiento que penetra hasta lo íntimo; y por consiguiente el don sobrenatural se denomina con mayor razón por el nombre de entendimiento que por él de voluntad.

Ad tertium dicendum quod voluntas nominat simpliciter appetitivum motum, absque determinatione alicuius excellentiae. Sed intellectus nominat quandam excellentiam cognitionis penetrandi ad intima. Et ideo supernaturale donum magis nominatur nomine intellectus quam nomine voluntatis.

II-II q. 8 a. 2 arg. 1 (arriba)

Artículo 2:¿El don de entendimiento puede existir simultáneamente con la fe

Parece que el don del entendimiento no se tiene simultáneamente con la fe. Porque dice San Agustín (Q. l. 83, q. 14) que, lo que se entiende, está limitado por la comprensión del inteligente. Pero lo que no se cree, no se comprende, según el Apóstol (Flp 3,12): no que la haya ya alcanzado o que sea ya perfecto. Luego parece que la fe y el entendimiento no pueden existir en un mismo sujeto.

Articulus 2:Utrum donum intellectus possit simul esse cum fide

Ad secundum sic proceditur. Videtur quod donum intellectus non simul habeatur cum fide. Dicit enim Augustinus, in libro octogintatrium quaest., id quod intelligitur intelligentis comprehensione finitur. Sed id quod creditur non comprehenditur, secundum illud apostoli, ad Philipp. III, non quod iam comprehenderim aut perfectus sim. Ergo videtur quod fides et intellectus non possint esse in eodem.

II-II q. 8 a. 2 arg. 2 (arriba)

Todo lo que se entiende, es visto por el entendimiento. Pero la fe tiene por objeto las cosas no aparentes, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 1, a. 4 y S. Th. II-II, q. 4, a. 1). Luego la fe no puede existir simultáneamente con el entendimiento en un mismo sujeto.

Praeterea, omne quod intelligitur intellectu videtur. Sed fides est de non apparentibus, ut supra dictum est. Ergo fides non potest simul esse in eodem cum intellectu.

II-II q. 8 a. 2 arg. 3 (arriba)

El entendimiento es más cierto que la ciencia. Es así que no puede haber ciencia y fe sobre una misma cosa, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 1, a. 4 y S. Th. II-II, q. 1, a. 5); luego mucho menos el entendimiento y la fe.

Praeterea, intellectus est certior quam scientia. Sed scientia et fides non possunt esse de eodem, ut supra habitum est. Multo ergo minus intellectus et fides.

II-II q. 8 a. 2 s. c. (arriba)

Por el contrario. San Gregorio dice (Moral l. 1, c. 15); que el entendimiento ilustra la mente sobre las cosas oídas. Pero cualquiera que tenga fe puede estar ilustrado mentalmente acerca de las cosas oídas; por lo que, se dice (Lc últ.): Entonces les abrió el sentido para que entendiesen las Escrituras. Luego el entendimiento puede existir simultáneamente con la fe.

Sed contra est quod Gregorius dicit, in libro Moral., quod intellectus de auditis mentem illustrat. Sed aliquis habens fidem potest esse illustratus mente circa audita, unde dicitur Luc. ult. quod dominus aperuit discipulis suis sensum ut intelligerent Scripturas. Ergo intellectus potest simul esse cum fide.

II-II q. 8 a. 2 co. (arriba)

Responderemos, que sobre este punto hay necesidad de hacer dos distinciones: una por parte de la fe, y la otra por parte del entendimiento. Por parte de la fe, deben distinguirse ciertas cosas que son por sí mismas del dominio directo de la fe, las cuales exceden a la razón natural, como por ejemplo, que Dios es trino y uno, y que el Hijo de Dios se encarnó; pero otras son del dominio de la fe, como ordenadas a esta en cierta manera, como sucede con todo lo que se contiene en la Escritura Divina. Pero por parte del entendimiento, debe distinguirse que de dos modos podemos decir que entendemos algunas cosas; 1º, perfectamente; esto es, cuando llegamos a conocer la esencia de la cosa entendida, y la misma verdad de la proposición entendida considerada en sí misma, y de este modo las cosas que directamente caen bajo el dominio de la fe, no podemos comprenderlas mientras ésta permanezca; pero otras, ordenadas también a la fe, sí pueden ser entendidas de este modo: 2º, sucede que se entiende alguna cosa imperfectamente, a saber: cuando no se conoce qué es, o cómo es la esencia misma de la cosa, o la verdad de la proposición; mas sin embargo se conoce que las que aparecen exteriormente, no son contrarias a la verdad, esto es en cuanto el hombre entiende que, por las cosas exteriores que ve, no debe separarse de las cosas que son de fe; y según esto, nada impide que mientras dura la fe, se entiendan también las cosas que caen bajo su dominio.

Respondeo dicendum quod hic duplici distinctione est opus, una quidem ex parte fidei; alia autem ex parte intellectus. Ex parte quidem fidei, distinguendum est quod quaedam per se et directe cadunt sub fide, quae naturalem rationem excedunt, sicut Deum esse trinum et unum, filium Dei esse incarnatum. Quaedam vero cadunt sub fide quasi ordinata ad ista secundum aliquem modum, sicut omnia quae in Scriptura divina continentur. Ex parte vero intellectus, distinguendum est quod dupliciter dici possumus aliqua intelligere. Uno modo, perfecte, quando scilicet pertingimus ad cognoscendum essentiam rei intellectae, et ipsam veritatem enuntiabilis intellecti, secundum quod in se est. Et hoc modo ea quae directe cadunt sub fide intelligere non possumus, durante statu fidei. Sed quaedam alia ad fidem ordinata etiam hoc modo intelligi possunt. Alio modo contingit aliquid intelligi imperfecte, quando scilicet ipsa essentia rei, vel veritas propositionis, non cognoscitur quid sit aut quomodo sit, sed tamen cognoscitur quod ea quae exterius apparent veritati non contrariantur; inquantum scilicet homo intelligit quod propter ea quae exterius apparent non est recedendum ab his quae sunt fidei. Et secundum hoc nihil prohibet, durante statu fidei, intelligere etiam ea quae per se sub fide cadunt.

II-II q. 8 a. 2 ad 1 (arriba)

De lo dicho se deduce la respuesta a los argumentos; pues las tres primeras razones proceden, según que algo se entiende perfectamente; y la última; del conocimiento de las cosas que se ordenan a la fe.

Et per hoc patet responsio ad obiecta. Nam primae tres rationes procedunt secundum quod aliquid perfecte intelligitur. Ultima autem ratio procedit de intellectu eorum quae ordinantur ad fidem.

II-II q. 8 a. 3 arg. 1 (arriba)

Artículo 3:¿El don de entendimiento es solo especulativo, o también práctico?

Parece que el entendimiento, que es don del Espíritu Santo, no es práctico, sino sólo especulativo. Pues el entendimiento, según dice San Gregorio (Moral. l. 1, c. 15), penetra ciertas cosas más elevadas. Pero las que pertenecen al entendimiento práctico, no son elevadas, sino ínfimas, esto es, singulares, sobre las cuales se realizan los actos. Luego el entendimiento como don, no es entendimiento práctico.

Articulus 3:Utrum intellectus qui est donum sit speculativus tantum, an etiam practicus

Ad tertium sic proceditur. Videtur quod intellectus qui ponitur donum spiritus sancti non sit practicus, sed speculativus tantum. Intellectus enim, ut Gregorius dicit, in I Moral., altiora quaedam penetrat. Sed ea quae pertinent ad intellectum practicum non sunt alta, sed quaedam infima, scilicet singularia, circa quae sunt actus. Ergo intellectus qui ponitur donum non est intellectus practicus.

II-II q. 8 a. 3 arg. 2 (arriba)

El entendimiento don es algo más digno que el entendimiento virtud intelectual. Pero el entendimiento, que es virtud intelectual, tiene solamente por objeto las cosas necesarias (Ethic. l. 6, c. 6). Luego mucho más el entendimiento don tiene por objeto solamente las cosas necesarias. Pero el entendimiento práctico no tiene por objeto las cosas necesarias, sino las contingentes, que el hombre puede hacer. Luego el entendimiento don no es entendimiento práctico.

Praeterea, intellectus qui est donum est dignius aliquid quam intellectus qui est virtus intellectualis. Sed intellectus qui est virtus intellectualis est solum circa necessaria, ut patet per philosophum, in VI Ethic. Ergo multo magis intellectus qui est donum est solum circa necessaria. Sed intellectus practicus non est circa necessaria, sed circa contingentia aliter se habere, quae opere humano fieri possunt. Ergo intellectus qui est donum non est intellectus practicus.

II-IIaq. 8 a. 3 arg. 3 (arriba)

El don de entendimiento ilustra la mente, para conocer las cosas que exceden la razón natural. Pero las acciones humanas, que son objeto del entendimiento práctico, no exceden la razón natural, que dirige al hombre en las cosas prácticas, como consta de lo dicho (S. Th. I-II, q. 58, a. 2 y S. Th. I-II, q. 71, a. 6). Luego el entendimiento que es don, no es entendimiento práctico.

Praeterea, donum intellectus illustrat mentem ad ea quae naturalem rationem excedunt. Sed operabilia humana, quorum est practicus intellectus, non excedunt naturalem rationem, quae dirigit in rebus agendis, ut ex supradictis patet. Ergo intellectus qui est donum non est intellectus practicus.

II-II q. 8 a. 3 s. c. (arriba)

Por el contrario. Se dice (Sal 110,10): Todos los que se ejercitan en él tienen buen entendimiento.

Sed contra est quod dicitur in Psalm., intellectus bonus omnibus facientibus eum.

II-II q. 8 a. 3 co. (arriba)

Responderemos, que, según lo dicho (S. Th. II-II, q. 8, a. 2), el don de entendimiento no sólo se refiere a las cosas que primaria y principalmente son objeto de la fe, sino también a todas las que a ella se ordenan. Pero las operaciones buenas tienen cierto orden con la fe; pues como dice San Pablo (Ga 5,6): La fe obra por caridad. Por consiguiente el don de entendimiento se extiende también a ciertas cosas prácticas, no en verdad para que verse principalmente acerca de ellas, sino en cuanto regulamos nuestras acciones por las razones eternas; a cuyo examen y consulta, según San Agustín (De Trinit., l. 12, c. 7) se aplica la razón superior, que se perfecciona por el don de entendimiento.

Respondeo dicendum quod, sicut dictum est, donum intellectus non solum se habet ad ea quae primo et principaliter cadunt sub fide, sed etiam ad omnia quae ad fidem ordinantur. Operationes autem bonae quendam ordinem ad fidem habent, nam fides per dilectionem operatur, ut apostolus dicit, ad Gal. V. Et ideo donum intellectus etiam ad quaedam operabilia se extendit, non quidem ut circa ea principaliter versetur; sed inquantum in agendis regulamur rationibus aeternis, quibus conspiciendis et consulendis, secundum Augustinum, XII de Trin., inhaeret superior ratio, quae dono intellectus perficitur.

II-II q. 8 a. 3 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos, que las obras humanas consideradas en sí mismas, no tienen grandeza alguna de excelencia; pero según que se refieren a la regla de la ley eterna y al fin de la beatitud divina, la tienen de tal suerte, que el entendimiento puede versar acerca de ellas.

Ad primum ergo dicendum quod operabilia humana, secundum quod in se considerantur, non habent aliquam excellentiae altitudinem. Sed secundum quod referuntur ad regulam legis aeternae et ad finem beatitudinis divinae, sic altitudinem habent, ut circa ea possit esse intellectus.

II-II q. 8 a. 3 ad 2 (arriba)

Al 2º que a la dignidad del don, que es de entendimiento, pertenece considerar las cosas inteligibles eternas o necesarias, no sólo por lo que en sí son, sino también porque son ciertas reglas de los actos humanos; porque cuanto la virtud cognoscitiva se extiende a mayor número de cosas, tanto más noble es.

Ad secundum dicendum quod hoc ipsum pertinet ad dignitatem doni quod est intellectus, quod intelligibilia aeterna vel necessaria considerat non solum secundum quod in se sunt, sed etiam secundum quod sunt regulae quaedam humanorum actuum, quia quanto virtus cognoscitiva ad plura se extendit, tanto nobilior est.

II-II q. 8 a. 3 ad 3 (arriba)

Al 3º que la regla de las acciones humanas es la razón humana y la ley eterna, como se ha dicho (S. Th. I-II, q. 71, a. 6). Pero la ley eterna excede a la razón natural. Por lo tanto, el conocimiento de los actos humanos, según que se regula por la ley eterna, excede la razón natural y necesita de la luz sobrenatural del don del Espíritu Santo.

Ad tertium dicendum quod regula humanorum actuum est et ratio humana et lex aeterna, ut supra dictum est. Lex autem aeterna excedit naturalem rationem. Et ideo cognitio humanorum actuum secundum quod regulantur a lege aeterna, excedit rationem naturalem, et indiget supernaturali lumine doni spiritus sancti.

II-II q. 8 a. 4 arg. 1 (arriba)

¿El don de entendimiento se halla en todos los que poseen la gracia?

Parece que el don de entendimiento no se halla en todos los que poseen la gracia. Pues dice San Gregorio (Moral. l. 2, c. 26), que el don de entendimiento es dado contra la debilidad de la mente. Pero muchos que poseen la gracia padecen sin embargo de debilidad de la mente. Luego el don de entendimiento no existe en los que tienen la gracia.

Utrum donum intellectus insit omnibus habentibus gratiam

Ad quartum sic proceditur. Videtur quod donum intellectus non insit omnibus hominibus habentibus gratiam. Dicit enim Gregorius, II Moral., quod donum intellectus datur contra hebetudinem mentis. Sed multi habentes gratiam adhuc patiuntur mentis hebetudinem. Ergo donum intellectus non est in omnibus habentibus gratiam.

II-II q. 8 a. 4 arg. 2 (arriba)

Entre las cosas que pertenecen al conocimiento, sola la fe parece ser necesaria para la salvación, porque por ella habita Cristo en nuestros corazones, como se dice (Ef 3). Pero no todos los que tienen fe, poseen el don de entendimiento; antes bien los que creen deben orar, para entender, como dice San Agustín (De Trin. l. 15, c. 27). Luego el don de entendimiento no es necesario para la salvación; y por tanto no se halla en todos los que tienen la gracia.

Praeterea, inter ea quae ad cognitionem pertinent sola fides videtur esse necessaria ad salutem, quia per fidem Christus habitat in cordibus nostris, ut dicitur ad Ephes. III. Sed non omnes habentes fidem habent donum intellectus, immo qui credunt, debent orare ut intelligant, sicut Augustinus dicit, in libro de Trin. Ergo donum intellectus non est necessarium ad salutem. Non ergo est in omnibus habentibus gratiam.

II-II q. 8 a. 4 arg. 3 (arriba)

Las cosas que son comunes a todos los que poseen la gracia, jamás les son sustraídas. Pero la gracia del entendimiento y de otros dones son sustraídos alguna vez con provecho; pues a veces cuando el espíritu se enorgullece al entender las cosas sublimes, se empereza con grave estupidez en las cosas bajas y viles , como dice San Gregorio (Moral l. 2, c. 26). Luego el don de entendimiento no se halla en todos los que tienen la gracia.

Praeterea, ea quae sunt communia omnibus habentibus gratiam nunquam ab habentibus gratiam subtrahuntur. Sed gratia intellectus et aliorum donorum aliquando se utiliter subtrahit, quandoque enim, dum sublimia intelligendo in elationem se animus erigit, in rebus imis et vilibus gravi hebetudine pigrescit, ut Gregorius dicit, in II Moral. Ergo donum intellectus non est in omnibus habentibus gratiam.

II-II q. 8 a. 4 s. c. (arriba)

Por el contrario, se dice (Sal 81,5): no supieron ni entendieron, andan en tinieblas. Pero ninguno que posea la gracia camina en tinieblas, según consta (Jn 8,12): el que me sigue, no anda en tinieblas. Luego ninguno que tenga la gracia, carece del don de entendimiento.

Sed contra est quod dicitur in Psalm., nescierunt neque intellexerunt, in tenebris ambulant. Sed nullus habens gratiam ambulat in tenebris, secundum illud Ioan. VIII, qui sequitur me non ambulat in tenebris. Ergo nullus habens gratiam caret dono intellectus.

II-II q. 8 a. 4 co. (arriba)

Responderemos, que en todos los que tienen la gracia, es necesario que exista la rectitud de la voluntad, porque por la gracia se prepara la voluntad del hombre al bien, como dice San Agustín (Retract. l. 1, c. 22 y 1 de prædest. sanct. c. 1). Pero la voluntad no puede ordenarse rectamente al bien, sino preexistiendo algún conocimiento de la verdad, porque el objeto de la voluntad es el bien entendido, como se dice (De anima, l. 3 t. 34 y 49). Mas a la manera que por el don de la caridad el Espíritu Santo ordena la voluntad del hombre, para que se mueva directamente a cierto bien sobrenatural; así también por medio del don de entendimiento ilustra la mente del hombre para que conozca cierta verdad sobrenatural a la que es preciso dirigir la voluntad recta. Por consiguiente, así como el don de la caridad existe en todos los que tienen la gracia santificante, así también el don de entendimiento.

Respondeo dicendum quod in omnibus habentibus gratiam necesse est esse rectitudinem voluntatis, quia per gratiam praeparatur voluntas hominis ad bonum, ut Augustinus dicit. Voluntas autem non potest recte ordinari in bonum nisi praeexistente aliqua cognitione veritatis, quia obiectum voluntatis est bonum intellectum, ut dicitur in III de anima. Sicut autem per donum caritatis spiritus sanctus ordinat voluntatem hominis ut directe moveatur in bonum quoddam supernaturale, ita etiam per donum intellectus illustrat mentem hominis ut cognoscat veritatem quandam supernaturalem, in quam oportet tendere voluntatem rectam. Et ideo, sicut donum caritatis est in omnibus habentibus gratiam gratum facientem, ita etiam donum intellectus.

II-II q. 8 a. 4 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos, que algunos que tienen la gracia santificante, pueden padecer de ineptitud acerca de algunas cosas que no son necesarias para la salvación; pero en las que son de necesidad son instruidos suficientemente por el Espíritu Santo, según San Juan (1 Jn 2,27): su unción os enseñe en todas las cosas.

Ad primum ergo dicendum quod aliqui habentes gratiam gratum facientem possunt pati hebetudinem circa aliqua quae sunt praeter necessitatem salutis. Sed circa ea quae sunt de necessitate salutis sufficienter instruuntur a spiritu sancto, secundum illud I Ioan. II, unctio docet vos de omnibus.

II-II q. 8 a. 4 ad 2 (arriba)

Al 2º que, aunque no todos los que tienen la fe, entiendan plenamente las cosas que son de fe, comprenden, sin embargo, que deben creerse y que en manera alguna deben separarse de ellas.

Ad secundum dicendum quod etsi non omnes habentes fidem plene intelligant ea quae proponuntur credenda, intelligunt tamen ea esse credenda, et quod ab eis pro nullo est deviandum.

II-II q. 8 a. 4 ad 3 (arriba)

Al 3º que el don de entendimiento jamás se sustrae a los santos en las cosas que son necesarias para la salvación; pero a veces se les sustrae acerca de algunas, para que no puedan entenderlas todas con perfección y no tengan lugar de enorgullecerse.

Ad tertium dicendum quod donum intellectus nunquam se subtrahit sanctis circa ea quae sunt necessaria ad salutem. Sed circa alia interdum se subtrahit, ut non omnia ad liquidum per intellectum penetrare possint, ad hoc quod superbiae materia subtrahatur.

II-II q. 8 a. 5 arg. 1 (arriba)

¿El don de entendimiento se halla también en los que no tienen la gracia santificante?

Parece que el don de entendimiento se encuentra también en los que no poseen la gracia santificante: pues San Agustín, al exponer (Sal 118): apeteció mi alma desear tus justificaciones (cono. 3, y cono. 8), dice: vuela el entendimiento y perezosamente le sigue el afecto humano y débil. Pero en todos los que poseen la gracia santificante existe un afecto pronto por causa de la caridad. Luego el don de entendimiento puede existir en los que no tienen la gracia santificante.

Utrum donum intellectus inveniatur etiam in non habentibus gratiam gratum facientem

Ad quintum sic proceditur. Videtur quod intellectus donum inveniatur etiam in non habentibus gratiam gratum facientem. Augustinus enim, exponens illud Psalm., concupivit anima mea desiderare iustificationes tuas, dicit quod praevolat intellectus, sequitur tardus aut nullus affectus. Sed in omnibus habentibus gratiam gratum facientem est promptus affectus, propter caritatem. Ergo donum intellectus potest esse in his qui non habent gratiam gratum facientem.

II-II q. 8 a. 5 arg. 2 (arriba)

Se dice (Dn 10,1): que menester es inteligencia en la visión profética; y así parece que no existe la profecía sin el don de entendimiento. Pero la profecía puede existir sin la gracia santificante, como consta (Mt 7,22) que a los que decían a Nuestro Señor: en tu nombre profetizamos, contestaba, nunca os conocí. Luego el don de entendimiento puede estar sin la gracia santificante.

Praeterea, Danielis X dicitur quod intelligentia opus est in visione prophetica, et ita videtur quod prophetia non sit sine dono intellectus. Sed prophetia potest esse sine gratia gratum faciente, ut patet Matth. VII, ubi dicentibus, in nomine tuo prophetavimus, respondetur, nunquam novi vos. Ergo donum intellectus potest esse sine gratia gratum faciente.

II-II q. 8 a. 5 arg. 3 (arriba)

El don de entendimiento corresponde a la virtud de la fe, según se dice (Is 7,9) y según otra versión (70 Interpr.): si no lo creyereis no entenderéis. Pero la fe puede estar sin la gracia santificante. Luego también el don del entendimiento.

Praeterea, donum intellectus respondet virtuti fidei, secundum illud Isaiae VII, secundum aliam litteram, nisi credideritis, non intelligetis. Sed fides potest esse sine gratia gratum faciente. Ergo etiam donum intellectus.

II-II q. 8 a. 5 s. c. (arriba)

Por el contrario, el Señor dice (Jn 6,45): todo aquel que oyó del Padre y aprendió, viene a mí. Pero por el entendimiento aprendemos o penetramos lo que hemos oído, como consta según San Gregorio (Moral. l. 1, c. 15). Luego todo aquel que tiene el don de entendimiento, viene a Cristo; lo cual no sucede sin la gracia santificante. Por consiguiente el don del entendimiento no existe sin la gracia santificante.

Sed contra est quod dominus dicit, Ioan. VI, omnis qui audivit a patre et didicit, venit ad me. Sed per intellectum audita addiscimus vel penetramus, ut patet per Gregorium, in I Moral. Ergo quicumque habet intellectus donum venit ad Christum. Quod non est sine gratia gratum faciente. Ergo donum intellectus non est sine gratia gratum faciente.

II-II q. 8 a. 5 co. (arriba)

Responderemos, que, según lo dicho (S. Th. I-II, q. 68, a. 1 y S. Th. I-II, q. 68, a. 2), los dones del Espíritu Santo perfeccionan el alma, según que está bien dispuesta a ser movida por Él. Así pues, la luz intelectual de la gracia se considera como don de entendimiento, en cuanto el entendimiento del hombre está bien dispuesto a ser movido por el Espíritu Santo. Pero la consideración de este movimiento consiste, en que el hombre aprenda la verdad acerca de su fin. Por lo cual en tanto que el entendimiento humano no es movido por el Espíritu Santo para que tenga recto juicio acerca del fin, no consigue el don de entendimiento, por más que por ilustración del Espíritu Santo conozca otras cosas preliminares (præmbula). Pero no tiene recta idea del último fin, sino aquel que no yerra acerca de él; antes por el contrario se adhiere a él firmemente como a lo mejor; lo cual es exclusivo del que tiene la gracia santificante: por esto mismo en las cosas morales el hombre tiene una justa idea de su fin por el hábito de la virtud. Por consiguiente nadie posee el don del entendimiento sin la gracia santificante.

Respondeo dicendum quod, sicut supra dictum est, dona spiritus sancti perficiunt animam secundum quod est bene mobilis a spiritu sancto. Sic ergo intellectuale lumen gratiae ponitur donum intellectus, inquantum intellectus hominis est bene mobilis a spiritu sancto. Huius autem motus consideratio in hoc est quod homo apprehendat veritatem circa finem. Unde nisi usque ad hoc moveatur a spiritu sancto intellectus humanus ut rectam aestimationem de fine habeat, nondum assecutus est donum intellectus; quantumcumque ex illustratione spiritus alia quaedam praeambula cognoscat. Rectam aut aestimationem de ultimo fine non habet nisi ille qui circa finem non errat, sed ei firmiter inhaeret tanquam optimo. Quod est solum habentis gratiam gratum facientem, sicut etiam in moralibus rectam aestimationem habet homo de fine per habitum virtutis. Unde donum intellectus nullus habet sine gratia gratum faciente.

II-II q. 8 a. 5 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos, que San Agustín llama al entendimiento, cierta ilustración intelectual, la cual sin embargo, no alcanza la razón perfecta de don, hasta tanto que la mente del hombre es conducida a tener una recta apreciación acerca del fin.

Ad primum ergo dicendum quod Augustinus intellectum nominat quamcumque illustrationem intellectualem. Quae tamen non pertingit ad perfectam doni rationem nisi usque ad hoc mens hominis deducatur ut rectam aestimationem habeat homo circa finem.

II-II q. 8 a. 5 ad 2 (arriba)

Al 2º que la inteligencia que es necesaria a la profecía es cierta ilustración de la mente acerca de las cosas que se revelan a los Profetas; más no es la ilustración de la mente acerca de la recta apreciación del último fin, la que pertenece al don de entendimiento.

Ad secundum dicendum quod intelligentia quae necessaria est ad prophetiam est quaedam illustratio mentis circa ea quae prophetis revelantur. Non est autem illustratio mentis circa aestimationem rectam de ultimo fine, quae pertinet ad donum intellectus.

II-II q. 8 a. 5 ad 3 (arriba)

Al 3º que la fe solo implica el asentimiento a las cosas que se proponen; mientras que el entendimiento importa cierta percepción de la verdad, que no puede existir acerca del fin, sino en el que posee la gracia santificante, como se ha dicho. Por consecuencia no hay paridad de razón acerca del entendimiento y la fe.

Ad tertium dicendum quod fides importat solum assensum ad ea quae proponuntur. Sed intellectus importat quandam perceptionem veritatis, quae non potest esse circa finem nisi in eo qui habet gratiam gratum facientem, ut dictum est. Et ideo non est similis ratio de intellectu et fide.

II-II q. 8 a. 6 arg. 1 (arriba)

¿El don del entendimiento se distingue de los otros dones?

Parece que el donde entendimiento no se distingue de los otros dones; porque las cosas que tienen los mismos contrarios son las mismas. Pero la necedad se opone a la sabiduría, el entendimiento a la estupidez, el consejo a la precipitación, la ciencia a la ignorancia, como dice San Gregorio (Moral l. 2, c. 26). Pero no parece se diferencian la necedad, la estupidez, la ignorancia y la precipitación. Luego tampoco él entendimiento se distingue de los otros dones.

Utrum donum intellectus distinguatur ab aliis donis

Ad sextum sic proceditur. Videtur quod donum intellectus non distinguatur ab aliis donis. Quorum enim opposita sunt eadem, ipsa quoque sunt eadem. Sed sapientiae opponitur stultitia, hebetudini intellectus, praecipitationi consilium, ignorantiae scientia, ut patet per Gregorium, II Moral. Non videntur autem differre stultitia, hebetudo, ignorantia et praecipitatio. Ergo nec intellectus distinguitur ab aliis donis.

II-II q. 8 a. 6 arg. 2 (arriba)

El entendimiento, considerado como virtud intelectual, difiere de las demás virtudes intelectuales, por serle propio tener por objeto los principios conocidos por sí mismos. Pero el don de entendimiento no es acerca de algunos principios conocidos por sí mismos; porque para las cosas que naturalmente se conocen por sí mismas, es suficiente el hábito natural de los primeros principios; pero respecto a las que son sobrenaturales, basta la fe, porque los artículos de la fe son como primeros principios en el conocimiento sobrenatural, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 1. a. 7). Luego el don del entendimiento no se distingue de los demás dones intelectuales.

Praeterea, intellectus qui ponitur virtus intellectualis differt ab aliis intellectualibus virtutibus per hoc sibi proprium, quod est circa principia per se nota. Sed donum intellectus non est circa aliqua principia per se nota, quia ad ea quae naturaliter per se cognoscuntur sufficit naturalis habitus primorum principiorum; ad ea vero quae sunt supernaturalia sufficit fides, quia articuli fidei sunt sicut prima principia in supernaturali cognitione, sicut dictum est. Ergo donum intellectus non distinguitur ab aliis donis intellectualibus.

II-II q. 8 a. 6 arg. 3 (arriba)

Todo conocimiento intelectual es especulativo o práctico. Pero el don de entendimiento se refiere a ambos, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 8, a. 3). Luego no se distingue de los otros dones intelectuales, sino que en sí los encierra a todos.

Praeterea, omnis cognitio intellectiva vel est speculativa vel practica. Sed donum intellectus se habet ad utrumque, ut dictum est. Ergo non distinguitur ab aliis donis intellectualibus, sed omnia in se complectitur.

II-II q. 8 a. 6 s. c. (arriba)

Por el contrario, todas las cosas que se connumeran entre sí, es preciso que en alguna manera sean distintas unas de otras, porque la distinciones el principio del numero. Pero el don de entendimiento está comprendido entre el número de los otros dones, como se ve (Is 11). Luego el don de entendimiento es distinto de los demás dones.

Sed contra est quod quaecumque connumerantur ad invicem oportet esse aliquo modo ab invicem distincta, quia distinctio est principium numeri. Sed donum intellectus connumeratur aliis donis, ut patet Isaiae XI. Ergo donum intellectus est distinctum ab aliis donis.

II-II q. 8 a. 6 co. (arriba)

Responderemos, que la distinción del don de entendimiento de los otros tres dones, a saber, piedad, fortaleza y temor, es manifiesta; porque el don de entendimiento pertenece a la potencia cognoscitiva, al paso que los otros tres pertenecen a la potencia apetitiva. Pero la diferencia de este don intelectual con los otros tres, a saber, sabiduría, ciencia y consejo, que también pertenecen a la potencia cognoscitiva, no es tan manifiesta. Algunos empero opinan, que el don de entendimiento se distingue del don de ciencia y de consejo, en que estos dos pertenecen al conocimiento práctico, mientras que el don de entendimiento al especulativo; más del don de sabiduría, que también pertenece al conocimiento especulativo, se distingue, en que a la sabiduría pertenece el juicio, pero al entendimiento la capacidad de entender las cosas que se le proponen, o la penetración íntima de ellas. Y según esto, le hemos clasificado entre el número de los dones (S. Th. I-II, q. 68, a. 4). Pero el don de entendimiento, para el que le profundiza con el mayor cuidado, no sólo se refiere a las cosas especulativas, sino también prácticas, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 8, a. 3). Del mismo modo también el don de ciencia se refiere a ambas cosas, como se dirá más adelante (S. Th. II-II, q. 9, a. 3). Por lo tanto conviene de otra manera proponer esta distinción, pues todos estos cuatro dones se ordenan al conocimiento sobrenatural que en nosotros se establece por medio de la fe: Luego la fe es por el oído, como se dice (Rm 10,17). Por lo tanto conviene proponer al hombre algunas cosas para que las crea, no como vistas sino como oídas, a las cuales asienta por medio de la fe. La fe, pues, tiene por objeto primario y principal la primera verdad; y secundariamente considerar ciertas cosas acerca de las criaturas, y por último, se extiende también a la dirección de las obras humanas, según que obra por amor, como consta de lo dicho (S. Th. II-II, q. 4, a. 2, ad 3). Así, pues, acerca de las cosas de fe que se nos proponen para creer, se requieren por nuestra parte dos cosas; la primera el que las penetre y comprenda el entendimiento; y esto pertenece al don de entendimiento: la segunda, conviene que el hombre tenga de ellas juicio recto, para que juzgue que ha de adherirse a estás y separarse de las opuestas. Luego este juicio, en cuanto a las cosas divinas, pertenece al don de sabiduría; en cuanto a las creadas, al don de ciencia; y en cuanto a la aplicación de las obras singulares, pertenece al don de consejo.

Respondeo dicendum quod distinctio doni intellectus ab aliis tribus donis, scilicet pietate, fortitudine et timore, manifesta est, quia donum intellectus pertinet ad vim cognoscitivam, illa vero tria pertinent ad vim appetitivam. Sed differentia huius doni intellectus ad alia tria, scilicet sapientiam, scientiam et consilium, quae etiam ad vim cognoscitivam pertinent, non est adeo manifesta. Videtur autem quibusdam quod donum intellectus distinguatur a dono scientiae et consilii per hoc quod illa duo pertineant ad practicam cognitionem, donum vero intellectus ad speculativam. A dono vero sapientiae, quod etiam ad speculativam cognitionem pertinet, distinguitur in hoc quod ad sapientiam pertinet iudicium, ad intellectum vero capacitas intellectus eorum quae proponuntur, sive penetratio ad intima eorum. Et secundum hoc supra numerum donorum assignavimus. Sed diligenter intuenti, donum intellectus non solum se habet circa speculanda, sed etiam circa operanda, ut dictum est, et similiter etiam donum scientiae circa utrumque se habet, ut infra dicetur. Et ideo oportet aliter eorum distinctionem accipere. Omnia enim haec quatuor dicta ordinantur ad supernaturalem cognitionem, quae in nobis per fidem fundatur. Fides autem est ex auditu, ut dicitur Rom. X. Unde oportet aliqua proponi homini ad credendum non sicut visa, sed sicut audita, quibus per fidem assentiat. Fides autem primo quidem et principaliter se habet ad veritatem primam; secundario, ad quaedam circa creaturas consideranda; et ulterius se extendit etiam ad directionem humanorum operum, secundum quod per dilectionem operatur, ut ex dictis patet. Sic igitur circa ea quae fidei proponuntur credenda duo requiruntur ex parte nostra. Primo quidem, ut intellectu penetrentur vel capiantur, et hoc pertinet ad donum intellectus. Secundo autem oportet ut de eis homo habeat iudicium rectum, ut aestimet his esse inhaerendum et ab eorum oppositis recedendum. Hoc igitur iudicium, quantum ad res divinas, pertinet ad donum sapientiae; quantum vero ad res creatas, pertinet ad donum scientiae; quantum vero ad applicationem ad singularia opera, pertinet ad donum consilii.

II-II q. 8 a. 6 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos que la dicha diferencia de los cuatro dones compete manifiestamente a la distinción de las cosas que San Gregorio dice les son opuestas. En efecto, el idiotismo es contrario a la penetración del espíritu; pues se dice por analogía, que el entendimiento es agudo, cuando puede penetrar hasta lo más profundo de las cosas que se le proponen. Por consiguiente, la estupidez de la mente es la que impide que esta penetre hasta lo íntimo de las cosas. Se llama necio al hombre porque juzga mal del fin común de la vida, por cuya razón se opone propiamente a la sabiduría que forma un juicio exacto sobre la causa universal. La ignorancia lleva en sí el defecto de la mente aun acerca de cualesquiera cosas particulares, y por lo tanto se opone a la ciencia por medio de la que el hombre forma un juicio exacto acerca de las causas particulares, a saber, sobre las criaturas. Por último, la precipitación se opone abiertamente al consejo, por el que el hombre no procede a la acción antes de la deliberación de la razón.

Ad primum ergo dicendum quod praedicta differentia quatuor donorum manifeste competit distinctioni eorum quae Gregorius ponit eis esse opposita. Hebetudo enim acuitati opponitur. Dicitur autem per similitudinem intellectus acutus quando potest penetrare ad intima eorum quae proponuntur. Unde hebetudo mentis est per quam mens ad intima penetrare non sufficit. Stultus autem dicitur ex hoc quod perverse iudicat circa communem finem vitae. Et ideo proprie opponitur sapientiae, quae facit rectum iudicium circa universalem causam. Ignorantia vero importat defectum mentis etiam circa quaecumque particularia. Et ideo opponitur scientiae, per quam homo habet rectum iudicium circa particulares causas, scilicet circa creaturas. Praecipitatio vero manifeste opponitur consilio, per quod homo ad actionem non procedit ante deliberationem rationis.

II-II q. 8 a. 6 ad 2 (arriba)

Al 2º que el don de entendimiento tiene por objeto los primeros principios del conocimiento gratuito, de distinta manera, sin embargo, que la fe; porque pertenece a la fe asentir a ellos, y al don de entendimiento el penetrar mentalmente las cosas que se dicen.

Ad secundum dicendum quod donum intellectus est circa prima principia cognitionis gratuitae, aliter tamen quam fides. Nam ad fidem pertinet eis assentire, ad donum vero intellectus pertinet penetrare mente ea quae dicuntur.

II-II q. 8 a. 6 ad 3 (arriba)

Al 3º que el don de entendimiento pertenece a uno y otro conocimiento, esto es, al especulativo y al práctico, no en cuanto al juicio, sino en cuanto a la aprensión, para que se comprenda lo que se dice.

Ad tertium dicendum quod donum intellectus pertinet ad utramque cognitionem, scilicet speculativam et practicam, non quantum ad iudicium, sed quantum ad apprehensionem, ut capiantur ea quae dicuntur.

II-II q. 8 a. 7 arg. 1 (arriba)

¿Corresponde al don de entendimiento la sexta bienaventuranza, a saber: Bienaventurados los limpios de corazón, etc.?

Parece que no corresponde al don de entendimiento la sexta bienaventuranza, a saber: Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos mismos verán a Dios: porque la limpieza del corazón parece que pertenece más al afecto. Pero el don de entendimiento no pertenece al afecto, sino más bien a la potencia intelectual. Luego la predicha bienaventuranza no corresponde al don de entendimiento.

Utrum dono intellectus respondeat sexta beatitudo, scilicet: ¨Beati mundo corde, quoniam ipsi Deum videbunt¨

Ad septimum sic proceditur. Videtur quod dono intellectus non respondeat beatitudo sexta, scilicet, beati mundo corde, quoniam ipsi Deum videbunt. Munditia enim cordis maxime videtur pertinere ad affectum. Sed donum intellectus non pertinet ad affectum, sed magis ad vim intellectivam. Ergo praedicta beatitudo non respondet dono intellectus.

II-II q. 8 a. 7 arg. 2 (arriba)

Se dice (Act. 15,9): habiendo purificado con la fe sus corazones. Pero por medio de la purificación del corazón se adquiere la limpieza de él. Luego la antedicha bienaventuranza más bien pertenece a la virtud de la fe que al don de entendimiento.

Praeterea, Act. XV dicitur, fide purificans corda eorum. Sed per purificationem cordis acquiritur munditia cordis. Ergo praedicta beatitudo magis pertinet ad virtutem fidei quam ad donum intellectus.

II-II q. 8 a. 7 arg. 3 (arriba)

Los dones del Espíritu Santo perfeccionan al hombre en la vida presente. Es así que la visión de Dios no pertenece a la vida presente; pues hace bienaventurados, como se ha dicho (S. Th. I-II, q. 3, a. 8); luego la sexta bienaventuranza, que contiene la visión de Dios, no pertenece al don de entendimiento.

Praeterea, dona spiritus sancti perficiunt hominem in praesenti vita. Sed visio Dei non pertinet ad vitam praesentem, ipsa enim beatos facit, ut supra habitum est. Ergo sexta beatitudo, continens Dei visionem, non pertinet ad donum intellectus.

II-II q. 8 a. 7 s. c. (arriba)

Por el contrario, San Agustín dice (De serm. Dom. in monte l. 1, c. 4): La sexta operación del Espíritu Santo, que es entendimiento, conviene a los limpios de corazón, que con ojo purificado pueden ver lo que el ojo no vio.

Sed contra est quod Augustinus dicit, in libro de Serm. Dom. in monte, sexta operatio spiritus sancti, quae est intellectus, convenit mundis corde, qui purgato oculo possunt videre quod oculus non vidit.

II-II q. 8 a. 7 co. (arriba)

Responderemos, que en la sexta bienaventuranza, como en las otras, se contienen dos cosas: la una a manera del mérito; a saber, la limpieza del corazón; la otra por modo de premio; a saber la visión de Dios, como se ha dicho (S. Th. I-II, q. 69, a. 2 y S. Th. I-II, q. 69, a. 4); y ambas cosas pertenecen en algún modo al don de entendimiento. Hay pues dos clases de limpieza; una que prepara y dispone a la visión de Dios, la cual es la purificación del afecto de las pasiones desordenadas; y esta limpieza del corazón es efecto de las virtudes y dones que pertenecen a la potencia apetitiva. La otra es como completiva respecto de la visión divina: y esta es la limpieza de la mente depurada de imágenes fantásticas y errores; de manera que todo lo que se nos propone de Dios, no lo entendamos por modo de imágenes corporales fantásticas, ni según las perversidades heréticas; y esta pureza la produce el don de entendimiento. Asimismo también hay dos modos de ver a Dios; uno perfecto por el que se ve la esencia; y otro imperfecto por el que aunque no vemos en Él lo que es, vemos sin embargo, lo que no es, y tanto más perfectamente conocemos a Dios en esta vida; cuanto más entendemos que excede todo lo que es comprendido por el entendimiento. Una y otra visión de Dios pertenecen al don de entendimiento; la primera al don de entendimiento consumado tal como le poseeremos en el cielo; pero la segunda, al don de entendimiento que comienza, tal como le tenemos en esta vida.

Respondeo dicendum quod in sexta beatitudine, sicut et in aliis, duo continentur, unum per modum meriti, scilicet munditia cordis; aliud per modum praemii, scilicet visio Dei, ut supra dictum est. Et utrumque pertinet aliquo modo ad donum intellectus. Est enim duplex munditia. Una quidem praeambula et dispositiva ad Dei visionem, quae est depuratio affectus ab inordinatis affectionibus, et haec quidem munditia cordis fit per virtutes et dona quae pertinent ad vim appetitivam. Alia vero munditia cordis est quae est quasi completiva respectu visionis divinae, et haec quidem est munditia mentis depuratae a phantasmatibus et erroribus, ut scilicet ea quae de Deo proponuntur non accipiantur per modum corporalium phantasmatum, nec secundum haereticas perversitates. Et hanc munditiam facit donum intellectus. Similiter etiam duplex est Dei visio. Una quidem perfecta, per quam videtur Dei essentia. Alia vero imperfecta, per quam, etsi non videamus de Deo quid est, videmus tamen quid non est, et tanto in hac vita Deum perfectius cognoscimus quanto magis intelligimus eum excedere quidquid intellectu comprehenditur. Et utraque Dei visio pertinet ad donum intellectus, prima quidem ad donum intellectus consummatum, secundum quod erit in patria; secunda vero ad donum intellectus inchoatum, secundum quod habetur in via.

II-II q. 8 a. 7 ad 1 (arriba)

Por lo dicho es evidente la respuesta a los argumentos; pues las dos primeras razones proceden de la primera limpieza y la tercera de la visión perfecta de Dios. Pero los dones nos perfeccionan en esta vida en principio y en la otra nos perfeccionarán por completo, según lo dicho (S. Th. I-II, q. 69, a. 2).

Et per hoc patet responsio ad obiecta. Nam primae duae rationes procedunt de prima munditia. Tertia vero de perfecta Dei visione, dona autem et hic nos perficiunt secundum quandam inchoationem, et in futuro implebuntur, ut supra dictum est.

II-II q. 8 a. 8 arg. 1 (arriba)

¿En los frutos corresponde la fe al don de entendimiento?

Parece que en los frutos no corresponde la fe al don de entendimiento: Porque él entendimiento es fruto de la fe; pues se dice (Is 7,9). Si no lo creyereis, no lo entenderéis, y según otra letra (70 Interpr.) Si no lo creyereis no permaneceréis. Luego la fe no es fruto del entendimiento.

Utrum in fructibus fides respondeat dono intellectus

Ad octavum sic proceditur. Videtur quod in fructibus fides non respondeat dono intellectus. Intellectus enim est fructus fidei, dicitur enim Isaiae VII, nisi credideritis, non intelligetis, secundum aliam litteram, ubi nos habemus, si non credideritis, non permanebitis. Non ergo fides est fructus intellectus.

II-II q. 8 a. 8 arg. 2 (arriba)

Lo anterior no es fruto de lo posterior. Pero la fe parece ser antes que el entendimiento, porque la fe es el fundamento de todo el edificio espiritual, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 4, a. 1 y S. Th. II-II, q. 4, a. 7). Luego la fe no es fruto de entendimiento.

Praeterea, prius non est fructus posterioris. Sed fides videtur esse prior intellectu, quia fides est fundamentum totius spiritualis aedificii, ut supra dictum est. Ergo fides non est fructus intellectus.

II-II q. 8 a. 8 arg. 3 (arriba)

Son más los dones que pertenecen al entendimiento que los que pertenecen al apetito. Pero entre los frutos hay uno que solo pertenece al entendimiento, a saber: la fe, y todos los otros al apetito. Luego la fe no parece que corresponde al entendimiento más bien que a la sabiduría, a la ciencia o al consejo.

Praeterea, plura sunt dona pertinentia ad intellectum quam pertinentia ad appetitum. Sed inter fructus ponitur tantum unum pertinens ad intellectum, scilicet fides, omnia vero alia pertinent ad appetitum. Ergo fides non magis videtur respondere intellectui quam sapientiae vel scientiae seu consilio.

II-II q. 8 a. 8 s. c. (arriba)

Por el contrario. El fin de cada cosa es su fruto. Pero el don de entendimiento parece ordenarse principalmente a la certidumbre de la fe que se coloca en el número de los frutos; pues dice la Glosa (interl. sup. illud. fruto pero de espíritu), ad.Ga. 5, la fe que es fruto, es la certeza de las cosas invisibles. Luego en los frutos corresponde la fe al don de entendimiento.

Sed contra est quod finis uniuscuiusque rei est fructus eius. Sed donum intellectus videtur principaliter ordinari ad certitudinem fidei, quae ponitur fructus, dicit enim Glossa, ad Gal. V, quod fides quae est fructus est de invisibilibus certitudo. Ergo in fructibus fides respondet dono intellectus.

II-II q. 8 a. 8 co. (arriba)

Responderemos, que, según lo dicho (S. Th. I-II, q. 70, a. 1), al tratar de los frutos, se llaman frutos del Espíritu las últimas y deleitables cosas que se hallan en nosotros por virtud del Espíritu Santo. Pero lo último y deleitable tiene razón de fin, que es el objeto propio de la voluntad. Por lo tanto conviene que lo que existe como último y deleitable en la voluntad, sea en cierto modo el fruto de todas las otras cosas que pertenecen a las demás potencias. De consiguiente, según este género de don o virtud que perfecciona alguna potencia, pueden considerarse dos clases de frutos; uno perteneciente a su potencia, y otro casi último que pertenece ala voluntad, y según esto, debe decirse, que al don de entendimiento corresponde por el propio fruto, la fe, esto es la certeza de la fe; pero por el último, le corresponde el gozo que pertenece a la voluntad.

Respondeo dicendum quod, sicut supra dictum est, cum de fructibus ageretur, fructus spiritus dicuntur quaedam ultima et delectabilia quae in nobis proveniunt ex virtute spiritus sancti. Ultimum autem delectabile habet rationem finis, qui est proprium obiectum voluntatis. Et ideo oportet quod id quod est ultimum et delectabile in voluntate sit quodammodo fructus omnium aliorum quae pertinent ad alias potentias. Secundum hoc ergo doni vel virtutis perficientis aliquam potentiam potest accipi duplex fructus, unus quidem pertinens ad suam potentiam; alius autem quasi ultimus, pertinens ad voluntatem. Et secundum hoc dicendum est quod dono intellectus respondet pro proprio fructu fides, idest fidei certitudo, sed pro ultimo fructu respondet ei gaudium, quod pertinet ad voluntatem.

II-II q. 8 a. 8 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos, que el entendimiento es el fruto de la fe, que es virtud. Pero la fe, al llamarse fruto, no se entiende así; sino que se entiende por cierta certeza de la fe, a la que llega el hombre por medio del don de entendimiento.

Ad primum ergo dicendum quod intellectus est fructus fidei quae est virtus. Sic autem non accipitur fides cum dicitur fructus, sed pro quadam certitudine fidei, ad quam homo pervenit per donum intellectus.

II-II q. 8 a. 8 ad 2 (arriba)

Al 2º, que la fe no puede universalmente preceder al entendimiento, pues el hombre no podría dar su asentimiento por la fe a lo que se le propusiera, si no lo entendiese en cierto modo. Pero la perfección del entendimiento es consecuencia de la fe, que es virtud y a esta perfección del entendimiento sigue cierta certeza de la fe.

Ad secundum dicendum quod fides non potest universaliter praecedere intellectum, non enim posset homo assentire credendo aliquibus propositis nisi ea aliqualiter intelligeret. Sed perfectio intellectus consequitur fidem quae est virtus, ad quam quidem intellectus perfectionem sequitur quaedam fidei certitudo.

II-II q. 8 a. 8 ad 3 (arriba)

Al 3º, que el fruto del conocimiento práctico no puede existir en sí mismo, porque tal conocimiento no se adquiere a causa de sí mismo sino de otro; pero el conocimiento especulativo lleva en sí el fruto, esto es, la certeza de las cosas que tiene por objeto. Por lo tanto, al don de consejo, que solamente pertenece al conocimiento práctico, no corresponde fruto alguno propio; pero a los dones de sabiduría, de entendimiento y de ciencia, que pueden también pertenecer al conocimiento especulativo, corresponde solamente un fruto, que es la certeza designada con el nombre de la fe. Muchos frutos se consideran pertenecientes a la parte apetitiva, porque, como se ha dicho, la idea de fin, que se contiene en el nombre de fruto pertenece más bien a la potencia apetitiva, que a la potencia intelectiva.

Ad tertium dicendum quod cognitionis practicae fructus non potest esse in ipsa, quia talis cognitio non scitur propter se, sed propter aliud. Sed cognitio speculativa habet fructum in seipsa, scilicet certitudinem eorum quorum est. Et ideo dono consilii, quod pertinet solum ad practicam cognitionem, non respondet aliquis fructus proprius. Donis autem sapientiae, intellectus et scientiae, quae possunt etiam ad speculativam cognitionem pertinere, respondet solum unus fructus, qui est certitudo significata nomine fidei. Plures autem fructus ponuntur pertinentes ad partem appetitivam, quia, sicut iam dictum est, ratio finis, quae importatur in nomine fructus, magis pertinet ad vim appetitivam quam intellectivam.