Cuestión 185 - De lo perteneciente al estado de los obispos

II-II, q. 185 pr. (arriba)

Cuestión 185:De lo perteneciente al estado de los obispos.


Proemio

Vamos a tratar de lo perteneciente al estado de los obispos, sobre lo cual se ofrecen estos ocho puntos: 1º ¿Es lícito apetecer el episcopado? 2º ¿Es permitido rehusarlo finalmente? 3º ¿Es preciso elegir el mejor para el episcopado? 4º ¿Puede el obispo pasar a la religión? 5º ¿Le es lícito abandonar a sus súbditos corporalmente? 6º ¿Puede tener algo propio? 7° ¿Peca mortalmente no dando a los pobres los bienes eclesiásticos? 8º ¿Los religiosos que son elevados al episcopado, están obligados a las observancias regulares?

Quaestio 185:De his quae pertinent ad statum episcoporum


Prooemium

Deinde considerandum est de his quae pertinent ad statum episcoporum. Et circa hoc quaeruntur octo. Primo, utrum liceat episcopatum appetere. Secundo, utrum liceat episcopatum finaliter recusare. Tertio, utrum oporteat ad episcopatum eligere meliorem. Quarto, utrum episcopus possit ad religionem transire. Quinto, utrum liceat ei corporaliter suos subditos deserere. Sexto, utrum possit habere proprium. Septimo, utrum peccet mortaliter bona ecclesiastica pauperibus non erogando. Octavo, utrum religiosi qui ad episcopatum assumuntur, teneantur ad observantias regulares.

II-II, q. 185 a. 1 arg. 1 (arriba)

Artículo 1:¿Es lícito desear el episcopado?

Parece que es lícito desear el episcopado; pues dice el Apóstol (1Tm 3,1), quien desea el episcopado buena obra desea, y es lícito y laudable desear una buena obra. Luego también es laudable desear el episcopado.

Articulus 1:Utrum liceat episcopatum appetere

Ad primum sic proceditur. Videtur quod liceat episcopatum appetere. Dicit enim apostolus, I ad Tim. III, qui episcopatum desiderat, bonum opus desiderat. Sed licitum et laudabile est bonum opus desiderare. Ergo etiam laudabile est desiderare episcopatum.

II-II, q. 185 a. 1 arg. 2 (arriba)

El estado de los obispos es más perfecto que el de los religiosos, como se ha demostrado (S. Th. II-II, q. 184, a. 7). Y, como es laudable el desear pasar al estado religioso, también lo es por consecuencia el desear ser promovido al episcopado.

Praeterea, status episcoporum est perfectior quam status religiosorum, ut supra habitum est. Sed laudabile est quod aliquis desideret ad statum religionis transire. Ergo etiam laudabile est quod aliquis appetat ad episcopatum promoveri.

II-II, q. 185 a. 1 arg. 3 (arriba)

Se dice (Pr 11,26), quien esconde el trigo será maldito en los pueblos; más la bendición sobre la cabeza de los que lo venden; pero el que es idóneo por su vida y ciencia para el episcopado parece esconder los frutos espirituales, si se sustrae del episcopado; mientras que al aceptarlo se pone en el lugar del que distribuye los alimentos espirituales. Luego parece que es laudable desear el episcopado y vituperable el rehuirle.

Praeterea, Prov. XI dicitur, qui abscondit frumenta, maledicetur in populis, benedictio autem super caput vendentium. Sed ille qui est idoneus et vita et scientia ad episcopatum, videtur frumenta spiritualia abscondere si se ab episcopatu subtrahat, per hoc autem quod episcopatum accipit, ponitur in statu frumenta spiritualia dispensandi. Ergo videtur quod laudabile sit episcopatum appetere, et vituperabile ipsum refugere.

II-II, q. 185 a. 1 arg. 4 (arriba)

Los hechos de los Santos, que se mencionan en la Sagrada Escritura, nos son propuestos como modelo, según aquello (Rm 15,4), todas las cosas, que han sido escritas, para nuestra enseñanza están escritas. Pero se lee (Is 6) que Isaías se ofreció para el oficio de la predicación, que compete principalmente a los obispos. Luego parece que es laudable desear el episcopado.

Praeterea, facta sanctorum quae in Scriptura narrantur, proponuntur nobis in exemplum, secundum illud Rom. XV, quaecumque scripta sunt, ad nostram doctrinam scripta sunt. Sed legitur Isaiae VI, quod Isaias se obtulit ad officium praedicationis, quae praecipue competit episcopis. Ergo videtur quod appetere episcopatum sit laudabile.

II-II, q. 185 a. 1 s. c. (arriba)

Por el contrario, dice San Agustín (De civ. Dei, 1. 19, c. 19): el lugar superior sin el que no puede ser regido el pueblo, aun cuando sea administrado cómo conviene, se apetece sin embargo inconvenientemente.

Sed contra est quod Augustinus dicit, XIX de Civ. Dei, locus superior, sine quo populus regi non potest, etsi administretur ut decet, tamen indecenter appetitur.

II-II, q. 185 a. 1 co. (arriba)

Responderemos que en el episcopado pueden considerarse tres cosas: 1ª es principal y final, esto es, la operación episcopal, por la cual se provee a la utilidad de los prójimos, según aquello (Jn últ.,17), apacienta mis ovejas; la 2ª es la elevación del grado, porque el obispo es constituido sobre otros, según aquello (Mt 24,45), siervo fiel y prudente a quien el Señor puso sobre su familia; la 3ª que es consecuencia de las anteriores es el respeto y el honor y las ventajas temporales, según aquello (1Tm 5,17), los presbíteros, que gobiernan bien dignos de doblada honra. Luego el apetecer el episcopado por razón de estos bienes a él anejos es evidentemente ilícito y acusa codicia o ambición, por lo que dice el Señor contra los fariseos (Mt 23,6), aman los primeros puestos en los banquetes y las primeras sillas en las sinagogas, y ser saludados en la plaza y que los hombres los llamen, Rabbi. En cuanto a lo 2º, es decir, en cuanto a la preeminencia del grado; el desear el episcopado es presuntuoso; por lo cual arguye el Señor a los discípulos (Mt 20,25) que aspiraban a la primacía, diciendo: sabéis que los príncipes de las gentes avasallan a sus pueblos, y así San Crisóstomo (hom. 66, in Matth) dice que por esto se ve que es propio de los gentiles desear el primado y de esta manera calma los deseos de su alma por esta comparación tomada de los gentiles. Pero el desear ser útil a los prójimos es en sí laudable y virtuoso, mas puesto que en razón del acto episcopal, esta carga tiene aneja la elevación del grado, parece presuntuoso que alguno desee presidir a otros, para ser útil a los súbditos, no mediando una necesidad manifiesta e inminente, como dice San Gregorio (Pastor p. 1, c. 7) que era entonces laudable desear el episcopado, cuando no había duda alguna de llegar por él a los más graves suplicios; por lo que no se encontraba con facilidad quien echara sobre sí esta carga, sobre todo cuando alguno no era excitado a ella sobrenaturalmente por el celo de la caridad, como también observa el mismo doctor, San Gregorio, (Pastor p. 1., c. 7) que Isaías, deseando ser útil a los prójimos, apeteció laudablemente el oficio de la predicación. Sin embargo puede alguno apetecer sin presunción el hacer tales obras, si ya se halla en este oficio siendo digno para cumplirlas, de modo que se desee la buena obra, mas no el primado de la dignidad. Por esta razón San Crisóstomo dice (super Matth. hom. 35, in oper. imperf.) bueno es desear una buena obra; pero es vanidad desear el primado de honor; porque la primacía quiere a quien la elude y aborrece al que la desea.

Respondeo dicendum quod in episcopatu tria possunt considerari. Quorum unum est principale et finale, scilicet episcopalis operatio, per quam utilitati proximorum intendit, secundum illud Ioan. ult., pasce oves meas. Aliud autem est altitudo gradus, quia episcopus super alios constituitur, secundum illud Matth. XXIV, fidelis servus et prudens, quem constituit dominus super familiam suam. Tertium autem est quod consequenter se habet ad ista, scilicet reverentia et honor, et sufficientia temporalium, secundum illud I ad Tim. V, qui bene praesunt presbyteri, duplici honore digni habeantur. Appetere igitur episcopatum ratione huiusmodi circumstantium bonorum, manifestum est quod est illicitum, et pertinet ad cupiditatem vel ambitionem. Unde contra Pharisaeos dominus dicit, Matth. XXIII, amant primos accubitus in cenis et primas cathedras in synagogis, salutationes in foro, et vocari ab hominibus, Rabbi. Quantum autem ad secundum, scilicet ad celsitudinem gradus, appetere episcopatum est praesumptuosum. Unde dominus, Matth. XX, arguit discipulos primatum quaerentes, dicens, scitis quia principes gentium dominantur eorum, ubi Chrysostomus dicit quod per hoc ostendit quod gentile est primatus cupere; et sic gentium comparatione eorum animam aestuantem convertit. Sed appetere proximis prodesse est secundum se laudabile et virtuosum. Verum quia, prout est episcopalis actus, habet annexam gradus celsitudinem, praesumptuosum videtur quod aliquis praeesse appetat ad hoc quod subditis prosit, nisi manifesta necessitate imminente, sicut Gregorius dicit, in Pastoral., quod tunc laudabile erat episcopatum quaerere, quando per hunc quemque dubium non erat ad supplicia graviora pervenire, unde non de facili inveniebatur qui hoc onus assumeret; praesertim cum aliquis caritatis zelo divinitus ad hoc incitatur, sicut Gregorius dicit, in Pastoral., quod Isaias, prodesse proximis cupiens, laudabiliter officium praedicationis appetiit. Potest tamen absque praesumptione quilibet appetere talia opera facere, si eum contingeret in tali officio esse; vel etiam se esse dignum ad talia opera exequenda, ita quod opus bonum cadat sub desiderio, non autem primatus dignitatis. Unde Chrysostomus dicit, super Matth., opus quidem desiderare bonum, bonum est, primatum autem honoris concupiscere vanitas est. Primatus enim fugientem se desiderat, desiderantem se horret.

II-II, q. 185 a. 1 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º contestaremos que, como dice San Gregorio (Past. p. 1. c. 8), el Apóstol dijo esto en aquel tiempo, en que el que estaba a la cabeza del pueblo era conducido el primero a los tormentos del martirio, y en este caso, al desear el episcopado no se podía desear otra cosa sino la obra buena; por lo cual dice San Agustín (De civ. Dei, l. 19, c. 19) que el Apóstol al decir, el que desea el episcopado desea una obra buen, quiso dar a entender lo que es el episcopado, puesto que es nombre de obra, no de honor; porque la palabra episcopus es derivada de (epi) sobre, y (scopus) cuidado intenso; por consiguiente, si se quiere, podemos traducir al latín superintendere (velar desde lo alto), de modo que entienda que no es obispo quien desea presidir y no ser útil; porque en la acción (como dice un poco antes), no debe ser amado ni el honor ni la potencia en esta vida, puesto que todas las cosas son vanidad bajo el sol; sino la obra misma que se hace por el honor o la potencia. Sin embargo, como dice San Gregorio (Pastor, p. 1 c. 8): San Pablo alabando el deseo de la obra buena, cambia en temor lo que ha sido objeto de sus elogios, cuando añade: es preciso que el obispo sea irreprensible, como si dijera: alabo lo que buscáis, pero antes sabed lo que buscáis.

Ad primum ergo dicendum quod, sicut Gregorius dicit, in Pastoral., illo tempore hoc dixit apostolus quo ille qui plebibus praeerat, primus ad martyrii tormenta ducebatur, et sic nihil aliud erat quod in episcopatu appeti posset nisi bonum opus. Unde Augustinus dicit, XIX de Civ. Dei, quod apostolus dicens, qui episcopatum desiderat, bonum opus desiderat, exponere voluit quid sit episcopatus, quia nomen operis est, non honoris. Scopos quidem intentio est. Ergo episcopein, si velimus Latine superintendere possumus dicere, ut intelligat non se esse episcopum qui praeesse dilexerit, non prodesse. In actione enim, ut parum ante praemittit, non amandus est honor in hac vita sive potentia, quoniam omnia vana sunt sub sole, sed opus ipsum quod per eundem honorem vel potentiam fit. Et tamen, ut Gregorius dicit, in Pastoral., laudans desiderium, scilicet boni operis, in pavorem vertit protinus quod laudavit, cum subiungit, oportet autem episcopum irreprehensibilem esse, quasi dicat, laudo quod quaeritis, sed discite quid quaeratis.

II-II, q. 185 a. 1 ad 2 (arriba)

Al 2º, que no se debe razonar de la misma manera sobre el estado religioso y el estado episcopal por dos motivos: 1º, porque para el estado episcopal se exige antes la perfección de la vida como consta por lo que el Señor preguntó a San Pedro si le amaba más que los demás, antes de confiarle el oficio pastoral; mientras que para el estado religioso no se exige antes la perfección, sino que es el camino que conduce a ella, por lo cual no dijo el Señor (Mt 9), si eres perfecto ve y vende todo lo que tienes, sino si quieres ser perfecto, siendo la razón de esta diferencia que, según Dionisio (De eccles. hier. c. 5) la perfección pertenece activamente al obispo, como al que perfecciona, y pasivamente al monje como al perfeccionado, y se requiere que uno sea perfecto, para poder guiar a otros a la perfección, lo cual no se exige antes del que debe ser guiado a la perfección; pero es presuntuoso el que alguno se crea perfecto, mas no el que tienda a la perfección; 2º porque el que abraza el estado religioso se somete a otros, para obtener lo espiritual, y esto es lícito a todos; por lo que dice San Agustín (De civ. Dei, 1l19, c. 19): a nadie se prohíbe el estudio de conocer la verdad, lo cual pertenece a un reposo laudable. Pero el que pasa al estado episcopal es ascendido para proveer a otros, y nadie debe apropiarse esta elevación, según aquello (Hb 5,4), ninguno toma para sí esta honra, sino el que es llamado de Dios; y San Crisóstomo dice (super Matth. hom. 25, in op. imperf.): ni es justo ni útil desear el primado de la Iglesia, porque ¿quién en sano juicio quiere someterse de buen grado a tal esclavitud y peligro de tener que dar cuenta por toda la Iglesia, sino acaso el que no teme el juicio de Dios abusando secularmente del primado eclesiástico, para convertirlo en secular?

Ad secundum dicendum quod non est eadem ratio de statu religionis et statu episcopali, propter duo. Primo quidem, quia ad statum episcopalem praeexigitur vitae perfectio, ut patet per hoc quod dominus a Petro exquisivit si plus eum ceteris diligeret, antequam ei committeret pastorale officium. Sed ad statum religionis non praeexigitur perfectio, sed est via in perfectionem unde et dominus, Matth. XIX, non dixit, si es perfectus, vade et vende omnia quae habes, sed, si vis esse perfectus. Et huius differentiae ratio est quia, secundum Dionysium, perfectio pertinet active ad episcopum, sicut ad perfectorem, ad monachum autem passive, sicut ad perfectum. Requiritur autem quod sit perfectus aliquis ad hoc quod possit alios ad perfectionem adducere, quod non praeexigitur ab eo qui debet ad perfectionem adduci. Est autem praesumptuosum quod aliquis perfectum se reputet, non autem quod aliquis ad perfectionem tendat. Secundo, quia ille qui statum religionis assumit, se aliis subiicit ad spiritualia capienda, et hoc cuilibet licet. Unde Augustinus dicit, XIX de Civ. Dei, a studio cognoscendae veritatis nemo prohibetur, quod ad laudabile pertinet otium. Sed ille qui transit ad statum episcopalem, sublimatur ad hoc quod aliis provideat. Et hanc sublimationem nullus debet sibi assumere, secundum illud Heb. V, nemo assumit sibi honorem, sed qui vocatur a Deo. Et Chrysostomus dicit, super Matth., primatum Ecclesiae concupiscere neque iustum est neque utile. Quis enim sapiens vult ultro se subiicere servituti et periculo tali ut det rationem pro omni Ecclesia, nisi forte qui non timet Dei iudicium, abutens primatu ecclesiastico saeculariter, ut scilicet convertat ipsum in saecularem?

II-II, q. 185 a. 1 ad 3 (arriba)

Al 3º que la dispensación de los alimentos espirituales no debe hacerse al arbitrio de cualquiera, sino principalmente según la voluntad y disposición de Dios, y secundariamente según el arbitrio de los prelados superiores, acerca de los que dice el Apóstol (1Co 4,1), así nos tenga el hombre como ministros de Cristo, y dispensadores de los misterios de Dios, y por eso no se entiende que oculta el alimento espiritual aquel, a quien no compete por oficio ni se le ha confiado por el superior, si desiste de la corrección o gobernación de otros; sino que se entiende que lo oculta, si descuida la dispensación, cuando le incumbe por oficio, o si rehusa recibir con pertinacia este cargo, que se le quiere imponer por un superior; por lo cual dice San Agustín (De civ. Dei, l. 19, c. 19): el amor de la verdad busca el santo reposo; la necesidad de la caridad acepta el negocio justo; cuya carga si nadie la impone, es justo entregarse a conocer y contemplar la verdad; pero, si se impone, debe recibirse a causa de la necesidad de la caridad.

Ad tertium dicendum quod dispensatio spiritualium frumentorum non est facienda secundum arbitrium cuiuslibet, sed principaliter quidem secundum arbitrium et dispositionem Dei; secundario autem secundum arbitrium superiorum praelatorum, ex quorum persona dicitur, I ad Cor. IV, sic nos existimet homo ut ministros Christi, et dispensatores mysteriorum Dei. Et ideo non intelligitur ille abscondere frumenta spiritualia cui non competit ex officio, nec ei a superiori iniungitur, si ab aliorum correctione aut gubernatione desistat, sed solum tunc intelligitur abscondere, si dispensationem negligat cum ei ex officio incumbat, vel si officium, cum ei iniungitur, pertinaciter recipere renuat. Unde Augustinus dicit, XIX de Civ. Dei, otium sanctum quaerit caritas veritatis, negotium iustum suscipit necessitas caritatis. Quam sarcinam si nullus imponit, percipiendae atque intuendae vacandum est veritati. Si autem imponitur, suscipienda est, propter caritatis necessitatem.

II-II, q. 185 a. 1 ad 4 (arriba)

Al 4º que, como dice San Gregorio (Past. p. 1, c. 7), Isaías, que quiso ser enviado, se vio antes purificado por medio de un carbón del altar; a fin de que nadie tenga la temeridad de acercarse a los sagrados misterios, sin estar puro, y por consiguiente, como es muy difícil a cada individuo poder reconocerse purificado, hay más seguridad en declinar el oficio de la predicación.

Ad quartum dicendum quod, sicut Gregorius dicit, in Pastoral., Isaias, qui mitti voluit, ante se per altaris calculum purgatum vidit, ne non purgatus adire quisque sacra ministeria audeat. Quia ergo valde difficile est purgatum se quemlibet posse cognoscere, praedicationis officium tutius declinatur.

II-II, q. 185 a. 2 arg. 1 (arriba)

Artículo 2:¿Es lícito rehusar enteramente el episcopado impuesto?

Parece que es lícito rehusar enteramente el obispado impuesto, porque, como dice San Gregorio (Pastor, p. 1, c. 7), deseando Isaías ser útil a los prójimos por medio de la vida activa, deseó el oficio de la predicación; y al contrario Jeremías, queriendo unirse fuertemente al amor del Criador por la vida contemplativa, se excusó de cumplir esta misión. Mas nadie peca, si no quiere abandonar lo mejor, para adherirse a lo menos bueno. Luego, predominando el amor de Dios al amor del prójimo y siendo la vida contemplativa preferida a la vida activa, como consta de lo dicho (S. Th. II-II, q. 25, a. 1; S. Th. II-II, q. 26, a. 2 y S. Th. II-II, q. 182, a. 1); parece que no peca el que rehusa enteramente el episcopado.

Articulus 2:Utrum liceat episcopatum iniunctum omnino recusare

Ad secundum sic proceditur. Videtur quod liceat episcopatum iniunctum omnino recusare. Ut enim Gregorius dicit, in Pastoral., per activam vitam prodesse proximis cupiens Isaias, officium praedicationis appetit, per contemplationem vero Ieremias amori conditoris sedulo inhaerere desiderans, ne mitti ad praedicandum debeat, contradicit. Nullus autem peccat si meliora nolit deserere ut minus bonis inhaereat. Cum ergo amor Dei praeemineat dilectioni proximi, et vita contemplativa praeferatur vitae activae, ut ex supra dictis patet, videtur quod non peccat ille qui omnino episcopatum recusat.

II-II, q. 185 a. 2 arg. 2 (arriba)

Como dice San Gregorio (Past. p. 1, c. 7), es muy difícil que alguno pueda conocer que está purificado; y nadie debe acercarse a los ministerios sagrados, sin estar purificado. Luego, si alguno no cree que está purificado, no debe aceptar la carga episcopal, de cualquier manera que se le ordene.

Praeterea, sicut Gregorius dicit, valde difficile est ut aliquis se purgatum possit cognoscere, nec debet aliquis non purgatus sacra ministeria adire. Si ergo aliquis se non sentiat esse purgatum, quantumcumque sibi episcopale iniungatur officium, non debet illud suscipere.

II-II, q. 185 a. 2 arg. 3 (arriba)

Dice San Jerónimo sobre San Marcos (Prólogo super Marcum) que este se cortó el dedo pulgar después de (abrazar) la fe, para hacerse incapaz de recibir el sacerdocio. De la misma manera hay quienes hacen voto de no aceptar jamás el episcopado. Pero la misma razón hay para poner impedimento a algo y para rehusarlo enteramente. Luego parece que alguno puede rehusar enteramente el episcopado sin pecado.

Praeterea, de beato Marco Hieronymus dicit, in prologo super Marcum, quod amputasse sibi post fidem pollicem dicitur, ut sacerdotio reprobus haberetur. Et similiter aliqui votum emittunt ut nunquam episcopatum accipiant. Sed eiusdem rationis est ponere impedimentum ad aliquid, et omnino recusare illud. Ergo videtur quod absque peccato possit aliquis omnino episcopatum recusare.

II-II, q. 185 a. 2 s. c. (arriba)

Por el contrario, dice San Agustín a Eudoxio (ep. 48 u 81): si la Iglesia nuestra madre deseare vuestro concurso, no recibáis sus dignidades con ávido orgullo, y no las rechacéis por amor al reposo. Después añade: no antepongáis vuestro descanso a las necesidades de la Iglesia, a la que si nadie entre los buenos quisiera asistir en su alumbramiento, no habría medio de que nacieseis.

Sed contra est quod dicit Augustinus, ad Eudoxium, si qua opera vestra mater Ecclesia desideraverit, nec elatione avida suscipiatis, nec blandiente desidia respuatis. Postea subdit, neque otium vestrum necessitatibus Ecclesiae praeponatis, cui parturienti si nulli boni ministrare vellent, quomodo nasceremini non inveniretis.

II-II, q. 185 a. 2 co. (arriba)

Responderemos, que en la promoción al episcopado hay que considerar dos cosas: 1ª qué convenga al hombre apetecer según su propia voluntad; 2ª qué es justo haga según la voluntad de otro. En cuanto a la voluntad propia conviene al hombre principalmente atender a su propia salvación; mas el que procure la salvación de otros le conviene por disposición de otro, que tiene potestad, como consta de lo dicho (S. Th. II-II, q. 185, a. 1, ad 3). De consiguiente, así como denota desarreglo de la voluntad el que alguno se dirija por su propio arbitrio en cuanto a ser colocado al frente del gobierno de los demás, así también arguye desarreglo el rehusar enteramente contra el mandato del superior el predicho ministerio de la gobernación por dos razones: 1ª porque esto repugna a caridad de los prójimos, a cuya utilidad debe alguno ofrecerse según el tiempo y los lugares; por cuya razón dice San Agustín (De civ. Dei, l. 19, c. 19) que la necesidad de la caridad recibe el justo negocio; 2ª porque esto repugna a la humildad, por la que alguno se somete a los mandatos de los superiores; y según esto dice San Gregorio (Pastor, p. 1, c. 6): hay verdadera humildad ante los ojos de Dios, cuando no se rehusa con obstinación lo que se ordena aceptar en interés general.

Respondeo dicendum quod in assumptione episcopatus duo sunt consideranda, primo quidem, quid deceat hominem appetere secundum propriam voluntatem; secundo, quid hominem deceat facere ad voluntatem alterius. Quantum igitur ad propriam voluntatem, convenit homini principaliter insistere propriae saluti, sed quod aliorum saluti intendat, hoc convenit homini ex dispositione alterius potestatem habentis, sicut ex supra dictis patet. Unde sicut ad inordinationem voluntatis pertinet quod aliquis proprio motu feratur in hoc quod aliorum gubernationi praeficiatur; ita etiam ad inordinationem voluntatis pertinet quod aliquis omnino, contra superioris iniunctionem, praedictum gubernationis officium finaliter recuset, propter duo. Primo quidem, quia hoc repugnat caritati proximorum, quorum utilitati se aliquis debet exponere pro loco et tempore. Unde Augustinus dicit, XIX de Civ. Dei, quod negotium iustum suscipit necessitas caritatis. Secundo, quia hoc repugnat humilitati, per quam aliquis superiorum mandatis se subiicit. Unde Gregorius dicit, in Pastoral., quod tunc ante Dei oculos vera est humilitas, cum ad respuendum hoc quod utiliter subire praecipitur, pertinax non est.

II-II, q. 185 a. 2 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos que, aunque hablando simple y absolutamente, la vida contemplativa sea mejor que la activa, y el amor de Dios que el amor del prójimo; sin embargo por otra parte el bien de la multitud debe ser preferido al bien de uno; por lo que San Agustín (De civil. Dei, l. 19, c. 19) dice: no antepongáis vuestro descanso a las necesidades de la Iglesia, sobre todo porque pertenece al amor de Dios esto mismo de que alguno tenga el cuidado pastoral de las ovejas de Cristo. Así que sobre aquello (Jn ult.), apacienta mis ovejas, dice San Agustín (Tract. 123): sea oficio de amor apacentar el rebaño del Señor, como fue indicio de temor negar al pastor. De la misma manera también los prelados no pasan a la vida activa de modo que abandonen la contemplativa; por lo que dice San Agustín (De civ. l. 19, c. 19) que, si se impone la carga del oficio pastoral, no se debe en este caso abandonar la delectación de la verdad, que se tiene en la contemplación.

Ad primum ergo dicendum quod quamvis, simpliciter et absolute loquendo, vita contemplativa potior sit quam activa, et amor Dei quam dilectio proximi; tamen ex alia parte bonum multitudinis praeferendum est bono unius. Unde Augustinus dicit, in verbis praemissis, neque otium vestrum necessitatibus Ecclesiae praeponatis. Praesertim quia et hoc ipsum ad dilectionem Dei pertinet quod aliquis ovibus Christi curam pastoralem impendat. Unde super illud Ioan. ult., pasce oves meas, dicit Augustinus, sit amoris officium pascere dominicum gregem, sicut fuit timoris indicium negare pastorem. Similiter etiam praelati non sic transferuntur ad vitam activam ut contemplativam deserant. Unde Augustinus dicit, XIX de Civ. Dei, quod, si imponatur sarcina pastoralis officii, nec sic deserenda est delectatio veritatis, quae scilicet in contemplatione habetur.

II-II, q. 185 a. 2 ad 2 (arriba)

Al 2º que nadie está obligado a obedecer al prelado para algo ilícito, como consta de lo dicho sobre la obediencia (S. Th. II-II, q. 104, a. 5). Puede pues suceder que aquel, a quien se impone el oficio de prelado sienta algo en sí, a causa de lo cual no le sea lícito recibir la prelación. Pero este impedimento puede ser obviado algunas veces por el mismo, a quien se impone la cura pastoral; por ejemplo, si tiene el propósito de pecar, el cual puede abandonar: y por esto no se excusa de obedecer finalmente al prelado que se lo manda. Mas otras veces no puede desechar él mismo el impedimento, que hace ilícita la aceptación de la carga pastoral, sino el prelado que se lo ordena, por ejemplo, si es irregular o excomulgado; y entonces debe manifestar su defecto al prelado, que le ordena, el cual si no quisiere remover este impedimento, está obligado a obedecer humildemente, por lo cual (Ex 4,10), habiendo dicho Moisés, os ruego Señor, yo no soy elocuente desde ayer y antes de ayer, el Señor le contestó: yo estaré en tu boca y te enseñaré lo que has de hablar. Finalmente otras veces no puede quitarse el impedimento ni por el que ordena, ni por aquel a quien se ordena, como si un arzobispo no pudiera dispensar de una irregularidad; por consiguiente el súbdito no está obligado a obedecerle, para recibir el episcopado, o también las órdenes sagradas, si es irregular.

Ad secundum dicendum quod nullus tenetur obedire praelato ad aliquod illicitum, sicut patet ex his quae supra dicta sunt de obedientia. Potest ergo contingere quod ille cui iniungitur praelationis officium, in se aliquid sentiat per quod non liceat ei praelationem accipere. Hoc autem impedimentum quandoque quidem removeri potest per ipsummet cui pastoralis cura iniungitur, puta si habeat peccandi propositum, quod potest deserere. Et propter hoc non excusatur quin finaliter teneatur obedire praelato iniungenti. Quandoque vero impedimentum ex quo fit ei illicitum pastorale officium, non potest ipse removere, sed praelatus qui iniungit, puta si sit irregularis vel excommunicatus. Et tunc debet defectum suum praelato iniungenti ostendere, qui si impedimentum removere voluerit, tenetur humiliter obedire. Unde Exodi IV, cum Moyses dixisset, obsecro, domine, non sum eloquens ab heri et nudius tertius, dominus respondit ad eum, ego ero in ore tuo, doceboque te quid loquaris. Quandoque vero non potest removeri impedimentum nec per iniungentem nec per eum cui iniungitur, sicut si archiepiscopus non possit super irregularitate dispensare. Unde subditus non tenetur ei obedire ad suscipiendum episcopatum, vel etiam sacros ordines, si sit irregularis.

II-II, q. 185 a. 2 ad 3 (arriba)

Al 3º que aceptar el episcopado no es en sí necesario para la salvación, pero se hace necesario por precepto del superior; y respecto de las cosas, que son así necesarias para la salvación, puede alguno lícitamente poner obstáculo, antes de que exista el precepto, de otra suerte no sería lícito a ninguno pasar a segundas nupcias, ni por esto se le impediría la recepción del episcopado o del orden sagrado. Pero esto no sería lícito en las cosas que por sí son necesarias para la salvación, por cuya razón San Marcos no obró contra precepto, al cortarse el dedo; aunque es creíble que esto lo hizo por revelación del Espíritu Santo, sin la que a nadie es permitido mutilarse. Pero el que hace voto de no recibir el episcopado, si por esto tiene la intención de obligarse a no aceptarlo ni por obediencia al prelado superior, hace un voto ilícito; y si tiene la intención de obligarse, cuanto está en él, a evitar esta carga o a no recibirla sino en una inminente necesidad, el voto es lícito, porque se obliga a hacer lo que es conveniente que haga un hombre.

Ad tertium dicendum quod accipere episcopatum non est de se necessarium ad salutem, sed fit necessarium ex superioris praecepto. His autem quae sic sunt necessaria ad salutem, potest aliquis impedimentum licite apponere antequam fiat praeceptum, alioquin, non liceret alicui transire ad secundas nuptias, ne per hoc impediretur a susceptione episcopatus vel sacri ordinis. Non autem hoc liceret in his quae per se sunt de necessitate salutis. Unde beatus Marcus non contra praeceptum egit sibi digitum amputando, quamvis credibile sit ex instinctu spiritus sancti hoc fecisse, sine quo non licet alicui sibi manus iniicere. Qui autem votum emittit de non suscipiendo episcopatum, si per hoc intendat se obligare ad hoc quod nec per obedientiam superioris praelati accipiat, illicite vovet. Si autem intendit ad hoc se obligare ut, quantum est de se, episcopatum non quaerat; nec suscipiat, nisi necessitate imminente, licitum est votum, quia vovet se facturum id quod hominem facere decet.

II-II, q. 185 a. 3 arg. 1 (arriba)

Artículo 3:¿Es preciso que el que es elevado al episcopado sea mejor que los demás?

Parece necesario que el que es elevado al episcopado sea mejor que los demás, porque el Señor preguntó a San Pedro, a quien había de confiar el oficio pastoral, si le amaba más que a los demás; y alguno es mejor por cuanto ama más a Dios. Luego parece que no debe ser elevado al episcopado sino el que es mejor que los demás.

Articulus 3:Utrum oporteat eum qui ad episcopatum assumitur, esse ceteris meliorem

Ad tertium sic proceditur. Videtur quod oporteat eum qui ad episcopatum assumitur, esse ceteris meliorem. Dominus enim Petrum, cui commissurus erat pastorale officium, examinavit si se diligeret plus ceteris. Sed ex hoc aliquis melior est quod Deum plus diligit. Ergo videtur quod ad episcopatum non sit assumendus nisi ille qui est ceteris melior.

II-II, q. 185 a. 3 arg. 2 (arriba)

El Papa Símaco dice (c. Vilissimus, 1, q. 1): se debe mirar como el más vil el que tiene una dignidad más elevada que los demás, sin serles superior en ciencia y santidad. Pero el que sobresale en ciencia y santidad es mejor. Luego ninguno debe ser elevado al episcopado, si no es mejor que los demás.

Praeterea, Symmachus Papa dicit, vilissimus computandus est, nisi scientia et sanctitate praecellat, qui est dignitate praestantior. Sed ille qui praecellit scientia et sanctitate, est melior. Ergo non debet aliquis ad episcopatum assumi nisi sit ceteris melior.

II-II, q. 185 a. 3 arg. 3 (arriba)

En cualquier género lo menor es regido por lo mayor, como lo corporal es regido por lo espiritual y los cuerpos inferiores por los superiores, según dice San Agustín (De Trinit. l. 3, c. 4): y, como el obispo es escogido para regir a los demás, debe por consecuencia ser mejor que ellos.

Praeterea, in quolibet genere minora per maiora reguntur, sicut corporalia reguntur per spiritualia, et inferiora corpora per superiora, ut Augustinus dicit, in III de Trin. Sed episcopus assumitur ad regimen aliorum. Ergo debet esse ceteris melior.

II-II, q. 185 a. 3 s. c. (arriba)

Por el contrario, dice la Decretal (c. Cum dilectus, De electione, etc.) que basta elegir al bueno; y no es preciso elegir al mejor.

Sed contra est quod decretalis dicit quod sufficit eligere bonum, nec oportet eligere meliorem.

II-II, q. 185 a. 3 co. (arriba)

Responderemos, que acerca de la promoción de alguno al episcopado hay que considerar algo por parte del que es promovido y algo por parte del que le promueve. Por parte del que le eleva, sea escogiéndole o proveyendo, se requiere que lo elija tal que dispense fielmente los misterios divinos, los cuales deben ser dispensados en interés de la Iglesia, según aquello (1Co 14,12), procurad abundar en ellos para edificación de la Iglesia. Pero los divinos misterios no se confían a los hombres por causa de su recompensa, la que deben aguardar en lo futuro; y por eso el que debe elegir a alguno para obispo o procurar que lo sea, no está obligado a promover al que es mejor absolutamente, lo cual es conforme a la caridad; sino al mejor relativamente al régimen de la Iglesia, esto es, al que sea capaz de instruir y defender la Iglesia y gobernarla pacíficamente. Por esta razón San Jerónimo dice (sup. illud c. 1, ad Tit. et constituas per civit ...) que algunos no procuran erigir para columnas de la Iglesia a los que conocen que han de serla más útiles, sino a los que ellos aman más o aquellos, por cuyos obsequios están sobornados o cautivos, o los que están recomendados por grandes personajes o (por no hablar de algo peor) de gentes que han comprado por presentes el hacerse clérigos. Mas esto pertenece a la acepción de personas, que en ellos es un pecado grave, por lo cual sobre aquello (Jac 2), hermanos míos, no queráis en acepción de personas, dice la Glosa (ord. Aug., epist. 167 o 29, ad Hieron.): si relacionamos con las dignidades eclesiásticas lo que se ha dicho de la distancia que hay entre el que está sentado y el que está de pie, no se debe creer que es pecado tener la fe de la gloria del Señor en acepción de personas, porque ¿ quién tolerará que se elija a un rico para ocupar la silla de honor en la Iglesia, postergando a un pobre más instruido y más santo? Mas por parte del que es elegido no se requiere que se repute mejor que los otros, pues esto sería soberbio y presuntuoso; sino que basta que no halle en sí cosa alguna, por la que se le haga ilícito aceptar el cargo episcopal. Por esta razón, aunque San Pedro fuera interrogado, si amaba más al Señor que los demás, en su contestación no se prefirió a los demás, sino que simplemente contestó que amaba a Cristo.

Respondeo dicendum quod circa assumptionem alicuius ad episcopatum, aliquid est considerandum ex parte eius qui assumitur, et aliquid ex parte eius qui assumit. Ex parte enim eius qui assumit, vel eligendo vel providendo, requiritur quod fideliter divina ministeria dispenset. Quae quidem dispensari debent ad utilitatem Ecclesiae, secundum illud I ad Cor. XIV, ad aedificationem Ecclesiae quaerite ut abundetis, non autem ministeria divina hominibus committuntur propter eorum remunerationem, quam expectare debent in futuro. Et ideo ille qui debet aliquem eligere in episcopum, vel de eo providere, non tenetur assumere meliorem simpliciter, quod est secundum caritatem, sed meliorem quoad regimen Ecclesiae, qui scilicet possit Ecclesiam et instruere et defendere et pacifice gubernare. Unde contra quosdam Hieronymus dicit quod quidam non quaerunt eos in Ecclesia columnas erigere quos plus cognoscant Ecclesiae prodesse, sed quos vel ipsi amant, vel quorum sunt obsequiis deliniti, vel pro quibus maiorum quispiam rogaverit, et, ut deteriora taceam, qui ut clerici fierent muneribus impetrarunt. Hoc autem pertinet ad acceptionem personarum, quae in talibus est grave peccatum. Unde super illud Iac. II, fratres mei, nolite in personarum acceptione etc., dicit Glossa Augustini, si hanc distantiam sedendi et standi ad honores ecclesiasticos referamus, non est putandum leve esse peccatum in personarum acceptione habere fidem domini gloriae. Quis enim ferat eligi divitem ad sedem honoris Ecclesiae, contempto paupere instructiore et sanctiore? Ex parte autem eius qui assumitur, non requiritur quod reputet se aliis meliorem, hoc enim esset superbum et praesumptuosum, sed sufficit quod nihil in se inveniat per quod illicitum ei reddatur assumere praelationis officium. Unde licet Petrus interrogatus esset an dominum plus ceteris diligeret, in sua responsione non se praetulit ceteris, sed respondit simpliciter quod Christum amaret.

II-II, q. 185 a. 3 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos que, el Señor sabía que por don suyo San Pedro tenía idoneidad para gobernar la Iglesia y para lo demás, y por eso le interrogó sobre el amor más amplio; para demostrar que, cuando por otra parte se encuentra un hombre capaz de gobernar la Iglesia, debe atenderse principalmente en él a la excelencia del divino amor.

Ad primum ergo dicendum quod dominus in Petro sciebat ex suo munere esse idoneitatem etiam quantum ad alia, Ecclesiam gubernandi. Et ideo eum de ampliori dilectione examinavit ad ostendendum quod, ubi alias invenitur homo idoneus ad Ecclesiae regimen, praecipue attendi debet in ipso eminentia divinae dilectionis.

II-II, q. 185 a. 3 ad 2 (arriba)

Al 2º que aquel pasaje debe entenderse en cuanto al celo del que está constituido en dignidad, porque debe procurar mostrarse tal que aventaje a los demás en ciencia y santidad. Por esta razón dice San Gregorio (Pastor. 2, c. 1): la acción del prelado debe trascender tanto a la del pueblo, cuanto suele distar la vida del pastor de su rebaño. Pero no debe imputársele si antes de ser prelado no fue más excelente, de modo que por esto deba ser reputado vilísimo.

Ad secundum dicendum quod auctoritas illa est intelligenda quantum ad studium illius qui in dignitate est constitutus, debet enim ad hoc intendere ut talem se exhibeat ut ceteros et scientia et sanctitate praecellat. Unde Gregorius dicit, in Pastoral., tantum debet actionem populi actio transcendere praesulis, quantum distare solet a grege vita pastoris. Non autem sibi imputandum est si ante praelationem excellentior non fuit, ut ex hoc debeat vilissimus reputari.

II-II, q. 185 a. 3 ad 3 (arriba)

Al 3º que, como se dice (1Co 12,4-6), hay repartimientos de gracias, de operaciones y de ministerios, por consiguiente, nada impide que alguno sea más idóneo para el oficio de gobernar, el cual sin embargo no sobresale en la gracia de la santidad. Pero es lo contrario en el régimen del orden natural, en el que lo que es superior en este orden tiene por lo mismo mayor idoneidad para disponer lo inferior.

Ad tertium dicendum quod, sicut dicitur I ad Cor. XII, divisiones gratiarum et ministrationum et operationum sunt. Unde nihil prohibet aliquem esse magis idoneum ad officium regiminis qui tamen non excellit in gratia sanctitatis. Secus autem est in regimine ordinis naturalis, in quo id quod est superius naturae ordine, ex hoc ipso habet maiorem idoneitatem ad hoc quod inferiora disponat.

II-II, q. 185 a. 4 arg. 1 (arriba)

¿Puede lícitamente el obispo abandonar el cuidado episcopal, para pasar al estado religioso?

Parece que el obispo no puede lícitamente abandonar el cuidado episcopal, para pasar a la religión, porque a nadie es lícito pasar de un estado más perfecto al menos perfecto, pues esto es volver la vista atrás, lo cual es condenable según el dictamen del Señor, que dice (Lc 9,62), ninguno que pone su mano en el arado y mira atrás, es apto para el reino de Dios, y el estado episcopal es más perfecto que el estado religioso, como se ha dicho (S. Th. II-II, q. 184, a. 7). Luego, así como no es lícito volver del estado religioso al mundo; así tampoco es lícito pasar del estado episcopal al religioso.

Utrum episcopus possit licite curam episcopalem deserere, ut ad religionem se transferat

Ad quartum sic proceditur. Videtur quod episcopus non possit licite curam episcopalem deserere, ut ad religionem se transferat. Nulli enim de statu perfectiori licet ad minus perfectum statum transire, hoc enim est respicere retro, quod est damnabile, secundum domini sententiam dicentis, Luc. IX, nemo mittens manum ad aratrum et aspiciens retro, aptus est regno Dei. Sed status episcopalis est perfectior quam status religionis, ut supra habitum est. Ergo, sicut non licet de statu religionis redire ad saeculum, ita non licet de statu episcopali ad religionem transire.

II-II, q. 185 a. 4 arg. 2 (arriba)

El orden de la gracia es más perfecto que el de la naturaleza; y según la naturaleza no se mueve la misma cosa a fines contrarios, por ejemplo, si una piedra cae naturalmente de lo alto, no puede naturalmente volver a lo alto. Siendo pues según el orden de la gracia lícito el pasar del estado religioso al estado episcopal, no es lícito por el contrario pasar del estado episcopal al estado religioso.

Praeterea, ordo gratiae est decentior quam ordo naturae. Sed secundum naturam, non movetur idem ad contraria, puta, si lapis naturaliter deorsum movetur, non potest naturaliter a deorsum redire in sursum. Sed secundum ordinem gratiae, licet transire de statu religionis ad statum episcopalem. Ergo non licet e converso de statu episcopali redire ad statum religionis.

II-II, q. 185 a. 4 arg. 3 (arriba)

En las obras de la gracia nada debe ser ocioso. Pero el que una vez ha sido consagrado para obispo retiene perpetuamente la potestad espiritual de conferir órdenes y de hacer otras cosas semejantes, que pertenecen al oficio episcopal; cuya potestad parece permanecer ociosa en el que dimite el cargo episcopal. Luego parece que el obispo no puede dimitir el cuidado pastoral y pasar al estado religioso.

Praeterea, nihil in operibus gratiae debet esse otiosum. Sed ille qui est semel in episcopum consecratus, perpetuo retinet spiritualem potestatem conferendi ordines, et alia huiusmodi faciendi quae ad episcopale officium pertinent, quae quidem potestas otiosa remanere videtur in eo qui curam episcopalem dimittit. Ergo videtur quod episcopus non possit curam episcopalem dimittere et ad religionem transire.

II-II, q. 185 a. 4 s. c. (arriba)

Por el contrario, nadie está obligado a lo que es en sí ilícito; y los que piden ser relevados del cuidado pastoral son compelidos a dimitir, como consta (extrav. De renunt. c. Quídam). Luego parece que el abandonar el cuidado pastoral no es ilícito.

Sed contra, nullus cogitur ad id quod est secundum se illicitum. Sed illi qui petunt cessionem a cura episcopali, ad cedendum compelluntur, ut patet extra, de Renunt., cap. quidam. Ergo videtur quod deserere curam episcopalem non sit illicitum.

II-II, q. 185 a. 4 co. (arriba)

Responderemos, que la perfección del estado episcopal consiste en que alguno se obliga por el amor de Dios a velar por la salvación de los prójimos; y por consiguiente se obliga a conservar el cuidado pastoral, tanto tiempo como pueda ser útil a la salvación de los súbditos a él encomendados, la cual no debe descuidar ni por el reposo de la contemplación divina, puesto que el Apóstol sufría con paciencia estar distraído de la contemplación de la vida futura, para cuidar de las necesidades de los fieles, según aquello (Flp 1,22), no se en verdad qué escoger, pues me veo estrechado por dos partes; tengo deseo ser desatado de la carne y estar con Cristo, que me es mucho mejor; mas el permanecer en la carne es necesario por vosotros, y persuadido de esto sé que quedaré; ni por evitar cualquiera adversidad, o lucrar, puesto que, como se dice (Jn 10,2), el buen pastor pone su alma por sus ovejas. Sin embargo sucede a veces que el obispo se ve impedido de atender a la salvación de sus súbditos de muchas maneras, ya a causa del defecto propio, ya de la conciencia, como si es homicida o simoniaco; o también del cuerpo, cómo si es anciano o está débil, o también de ciencia suficiente para gobernar, o también de la irregularidad, como si es bígamo; otras por defectos de los súbditos, a los que no puede hacer el bien, por cuya razón dice San Gregorio (Dialog. l. 2, c. 2): debe soportarse con igualdad de alma a los malos allí donde se encuentran algunos hombres de bien, que se ayuden; pero donde no se saca provecho alguno de los buenos el trabajo es a veces estéril respecto de los malos; por lo que sucede frecuentemente en el espíritu de los perfectos que, cuando ven que su trabajo es sin fruto, emigran de un lugar a otro, para trabajar con fruto, otras veces por parte de otros, como cuando se suscita escándalo sobre la prelación de alguna persona; pues, como dice el Apóstol (1Co 8,13), si la vianda sirve de escándalo a mi hermano, nunca jamás comeré carne, con tal que sin embargo no provenga el escándalo de la malicia de algunos, que quieren conculcar la fe o la justicia de la Iglesia; pues por tal escándalo no debe dimitirse el cuidado pastoral, según aquello (Mt 15,14), dejadlos, esto es, los que se escandalizaban de la verdad de la doctrina de Cristo, ciegos son y guías de ciegos. Sin embargo es preciso que, así como alguno toma el cuidado de regir por providencia del prelado superior, así también lo abandone por mandato del mismo a consecuencia de las causas predichas; y así (Extrav. De reunt. c. Nisi cum pridem) dice Inocencio III: aunque tuvieras alas, para procurar volar a la soledad, están tan unidas a las ligaduras de los preceptos que no eres libre para volar sin nuestro permiso. En efecto, a solo el Papa es lícito dispensar en el voto perpetuo, por el que alguno se obliga al cuidado de de los súbditos, recibiendo el episcopado.

Respondeo dicendum quod perfectio episcopalis status in hoc consistit quod aliquis ex divina dilectione se obligat ad hoc quod saluti proximorum insistat. Et ideo tandiu obligatur ad hoc quod curam pastoralem retineat, quandiu potest subditis sibi commissis proficere ad salutem. Quam quidem negligere non debet, neque propter divinae contemplationis quietem, cum apostolus propter necessitatem subditorum etiam a contemplatione futurae vitae se differri patienter toleraret; secundum illud Philipp. I, ecce, quid eligam ignoro. Coarctor enim e duobus, desiderium habens dissolvi et esse cum Christo, multo magis melius est; permanere autem in carne est necessarium propter vos. Et hoc confidens, scio quia manebo. Neque etiam propter quaecumque adversa vitanda vel lucra conquirenda, quia, sicut dicitur Ioan. X, bonus pastor animam suam ponit pro ovibus suis. Contingit tamen quandoque quod episcopus impeditur procurare subditorum salutem, multipliciter. Quandoque quidem propter proprium defectum, vel conscientiae, sicut si sit homicida vel simoniacus; vel etiam corporis, puta si sit senex vel infirmus; vel etiam scientiae quae sufficiat ad curam regiminis; vel etiam irregularitatis, puta si sit bigamus. Quandoque autem propter defectum subditorum, in quibus non potest proficere. Unde Gregorius dicit, in II Dialog., ibi aequanimiter portandi sunt mali, ubi inveniuntur aliqui qui adiuventur boni. Ubi autem omnimodo fructus de bonis deest, fit aliquando de malis labor supervacuus. Unde saepe agitur in animo perfectorum quod, cum laborem suum sine fructu esse considerant, in loco alio ad laborem cum fructu migrant. Quandoque autem contingit ex parte aliorum, puta cum de praelatione alicuius grave scandalum suscitatur. Nam, ut apostolus dicit, I ad Cor. VIII, si esca scandalizat fratrem meum, non manducabo carnes in aeternum. Dum tamen scandalum non oriatur ex malitia aliquorum volentium fidem aut iustitiam Ecclesiae conculcare. Propter huiusmodi enim scandalum non est cura pastoralis dimittenda, secundum illud Matth. XV, sinite illos, scilicet qui scandalizabantur de veritate doctrinae Christi, caeci sunt duces caecorum. Oportet tamen quod, sicut curam regiminis assumit aliquis per providentiam superioris praelati, ita etiam per eius auctoritatem, ex causis praedictis, deserat susceptam. Unde extra, de Renunt., dicit Innocentius III, si pennas habeas quibus satagas in solitudinem avolare, ita tamen adstrictae sunt nexibus praeceptorum ut liberum non habeas, absque nostra permissione, volatum. Soli enim Papae licet dispensare in voto perpetuo, quo quis se ad curam subditorum adstrinxit episcopatum suscipiens.

II-II, q. 185 a. 4 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos, que la perfección de los religiosos y obispos se considera según diversos conceptos, porque a la perfección de la religión pertenece el cuidado que alguno pone para la propia salvación, al paso que a la perfección del estado episcopal incumbe el cuidar de la salvación de los prójimos. Por consiguiente todo el tiempo que alguno pueda ser útil a la salvación del prójimo, otro tanto retrocedería, si quisiera pasar al estado religioso, para cuidar solo de su salvación el que se obligó a procurar no sólo por la suya sino también por la de otros. Por esta razón dice Inocencio III en la predicha Decretal (Extrav. De renunt. C. Nisi cum pridem) que más fácilmente se concede el que un monje ascienda a prelado que el que un obispo descienda al monacato. Pero, si no puede procurar la salvación de los otros, es conveniente que atienda a la suya.

Ad primum ergo dicendum quod perfectio religiosorum et episcoporum secundum diversa attenditur. Nam ad perfectionem religionis pertinet studium quod quis adhibet ad propriam salutem. Ad perfectionem autem episcopalis status pertinet adhibere studium ad proximorum salutem. Et ideo, quandiu potest esse aliquis utilis proximorum saluti, retrocederet si ad statum religionis vellet transire, ut solum suae saluti insisteret, qui se obligavit ad hoc quod non solum suam salutem, sed etiam aliorum procuraret. Unde Innocentius III dicit, in decretali praedicta, quod facilius indulgetur ut monachus ad praesulatum ascendat, quam praesul ad monachatum descendat, sed si salutem aliorum procurare non possit, conveniens est ut suae saluti intendat.

II-II, q. 185 a. 4 ad 2 (arriba)

Al 2º que por ningún impedimento debe el hombre omitir el cuidado de su salvación, lo cual pertenece al estado religioso, puede empero haber algún impedimento, para procurar la salvación ajena; y por eso el monje puede ser elevado al estado episcopal, en el que también puede cuidar de su salvación. Asimismo puede el obispo, si hay impedimento para procurar la salvación ajena, pasar al estado religioso, y cesando este impedimento volver por segunda vez al estado episcopal; por ejemplo, por la enmienda de los súbditos o por cesación del escándalo o por haberse curado de su enfermedad o salido de la ignorancia adquiriendo una instrucción suficiente; o también si ha sido promovido simoniacamente sin saberlo él, o si ha hecho una vida regular, después de haber renunciado al episcopado, podrá de nuevo ser promovido a otra sede. Pero si alguno ha sido depuesto del episcopado por su culpa y recluso en un monasterio para hacer allí penitencia, no puede volver al obispado. Por esta razón se dice (7, q. 1, c. Hoc nequaquam): el Santo Concilio ordena que el que descendiere de la dignidad de pontífice a la vida de monje y lugar de penitencia, jamás vuelva al pontificado.

Ad secundum dicendum quod propter nullum impedimentum debet homo praetermittere studium suae salutis, quod pertinet ad religionis statum. Potest autem esse aliquod impedimentum procurandae salutis alienae. Et ideo monachus potest ad statum episcopatus assumi, in quo etiam suae salutis curam agere potest. Potest etiam episcopus, si impedimentum alienae salutis procurandae interveniat, ad religionem transire. Et impedimento cessante, potest iterato ad episcopatum assumi, puta per correctionem subditorum, vel per sedationem scandali, vel per curationem infirmitatis, aut depulsa ignorantia per instructionem sufficientem. Vel etiam, si simoniace sit promotus eo ignorante, si se ad regularem vitam, episcopatu dimisso, transtulerit, poterit iterato ad alium episcopatum promoveri. Si vero aliquis propter culpam sit ab episcopatu depositus, et in monasterium detrusus ad poenitentiam peragendam, non potest iterato ad episcopatum revocari. Unde dicitur VII, qu. I, praecipit sancta synodus ut quicumque de pontificali dignitate ad monachorum vitam et poenitentiae descenderit locum, nequaquam ad pontificatum resurgat.

II-II, q. 185 a. 4 ad 3 (arriba)

Al 3º que también en las cosas naturales por consecuencia de un impedimento que sobreviene la potencia permanece sin el acto, como por la enfermedad del ojo cesa el acto de la visión; y así mismo no hay inconveniente en que por un impedimento que sobrevenga quede sin acto la potestad episcopal.

Ad tertium dicendum quod etiam in rebus naturalibus, propter impedimentum superveniens potentia remanet absque actu, sicut propter infirmitatem oculi cessat actus visionis. Et ita etiam non est inconveniens si, propter exterius impedimentum superveniens, potestas episcopalis remaneat absque actu.

II-II, q. 185 a. 5 arg. 1 (arriba)

¿Es permitido al obispo abandonar a causa de alguna persecución corporal el rebaño a él encomendado?

Parece que no es permitido al obispo abandonar corporalmente por alguna persecución temporal el rebaño a él encomendado, porque dice el Señor (Jn 10,12) que es mercenario y no verdadero pastor el que, al ver venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y San Gregorio dice (hom. 14 in Evang): el lobo cae sobre las ovejas, cuando alguno injusto y ladrón oprime a los fieles y humildes. Luego, si por la persecución de algún tirano abandona el obispo corporalmente el rebaño a él confiado, parece que es mercenario y no pastor.

Utrum liceat episcopo, propter aliquam persecutionem, corporaliter deserere gregem sibi commissum

Ad quintum sic proceditur. Videtur quod non liceat episcopo, propter aliquam persecutionem, corporaliter deserere gregem sibi commissum. Dicit enim dominus, Ioan. X, quod ille est mercenarius, et non vere pastor, qui videt lupum venientem, et dimittit oves et fugit. Dicit autem Gregorius, in homilia, quod lupus super oves venit, cum quilibet iniustus et raptor fideles quosque atque humiles opprimit. Si ergo propter persecutionem alicuius tyranni, episcopus gregem sibi commissum corporaliter deserat, videtur quod sit mercenarius, et non pastor.

II-II, q. 185 a. 5 arg. 2 (arriba)

Se dice (Pr 6,1): hijo mío, si salieres fiador por tu amigo, has empeñado con un extraño tu mano; y después añade: corre a todas partes, apresúrate, despierta a tu amigo; lo cual explicando San Gregorio (Past. p. 3, c. 1, admonit. 5), dice: responder por un amigo es recibir el alma ajena en peligro de su propia vida. Pero todo el que es propuesto a otros para ejemplo de vida es amonestado, no sólo para que él mismo vigile, sino también para que despierte al amigo, y, como no puede hacer esto, si abandona corporalmente el rebaño; parece por consiguiente que el obispo no debe abandonar corporalmente su grey por causa de la persecución.

Praeterea, Prov. VI dicitur, fili, si sponderis pro amico tuo, defixisti apud extraneum manum tuam, et postea subdit, discurre, festina, suscita amicum tuum. Quod exponens Gregorius, in Pastoral., dicit, spondere pro amico est animam alienam in periculo suae conversationis accipere. Quisquis autem ad vivendum aliis in exemplum praeponitur, non solum ut ipse vigilet, sed etiam ut amicum suscitet, admonetur. Sed hoc non potest facere si corporaliter deserat gregem. Ergo videtur quod episcopus non debeat, causa persecutionis, corporaliter suum gregem deserere.

II-II, q. 185 a. 5 arg. 3 (arriba)

A la perfección del estado episcopal corresponde el cuidar de los prójimos. Es así que no es lícito al que ha abrazado el estado de perfección abandonar enteramente lo que es propio de la perfección. Luego parece que no es permitido al obispo sustraerse corporalmente del desempeño de su oficio, a no ser en caso que se entregue a las obras de perfección en un monasterio.

Praeterea, ad perfectionem episcopalis status pertinet quod proximis curam impendat. Sed non licet ei qui est statum perfectionis professus, ut omnino deserat ea quae sunt perfectionis. Ergo videtur quod non licet episcopo se corporaliter subtrahere ab executione sui officii, nisi forte ut operibus perfectionis in monasterio vacet.

II-II, q. 185 a. 5 s. c. (arriba)

Por el contrario, el Señor mandó a los Apóstoles, cuyos sucesores son los obispos (Mt 10,23): cuando os persiguieren en una ciudad, huid a otra.

Sed contra est quod dominus apostolis, quorum successores sunt episcopi, mandavit, Matth. X, si vos persecuti fuerint in una civitate, fugite in aliam.

II-II, q. 185 a. 5 co. (arriba)

Responderemos, que en toda obligación debe atenderse principalmente al fin de ella, y los obispos se obligan a cumplir el cargo pastoral por la salvación de los súbditos: por lo tanto, cuando la salvación de los súbditos exige la presencia de la persona del pastor, no debe este abandonar personalmente a su grey, ni por alguna comodidad temporal ni aun por algún peligro personal inminente, puesto que el buen pastor está obligado a poner su vida por sus ovejas. Pero, si en ausencia del pastor puede proveerse suficientemente por otro a la salvación de los súbditos, en este caso es permitido al pastor abandonar corporalmente el rebaño ya por alguna utilidad de la Iglesia, ya por algún peligro personal. Por esta razón dice San Agustín (ep. ad Honoratum, 228 ó 180): huyan de ciudad en ciudad los siervos de Cristo, cuando alguno de ellos es buscado con empeño por sus perseguidores, sin que sea abandonada la Iglesia por los otros que no son buscados así; mas, cuando el peligro es común a todos, los que necesitan de otros no sean abandonados por aquellos de quienes necesitan; porque si es perjudicial que el piloto abandone su nave en la calma, ¿cuánto más en la tempestad?, como dice el Papa Nicolás I y consta (7, q. 1, c. Sciscitaris).

Respondeo dicendum quod in qualibet obligatione praecipue attendi debet obligationis finis. Obligant autem se episcopi ad exequendum pastorale officium propter subditorum salutem. Et ideo, ubi subditorum salus exigit personae pastoris praesentiam, non debet pastor personaliter suum gregem deserere, neque propter aliquod commodum temporale, neque etiam propter aliquod personale periculum imminens, cum bonus pastor animam suam ponere teneatur pro ovibus suis. Si vero subditorum saluti possit sufficienter in absentia pastoris per alium provideri, tunc licet pastori, vel propter aliquod Ecclesiae commodum, vel propter personae periculum, corporaliter gregem deserere. Unde Augustinus dicit, in epistola ad Honoratum, fugiant de civitate in civitatem servi Christi, quando eorum quisque specialiter a persecutoribus quaeritur, ut ab aliis, qui non ita quaeruntur, non deseratur Ecclesia. Cum autem omnium est commune periculum, hi qui aliis indigent, non deserantur ab his quibus indigent. Si enim perniciosum est nautam in tranquillitate navem deserere, quanto magis in fluctibus, ut dicit Nicolaus Papa, et habetur VII, qu. I.

II-II, q. 185 a. 5 ad 1 (arriba)

Al argumento 1° diremos, que huye como mercenario el que antepone la comodidad temporal o también la salud corporal a la salvación espiritual de los prójimos. Por esto dice San Gregorio (hom. 14 in Evang.): no puede compartir el peligro de su rebaño el que le dirige, no por amor a sus ovejas, sino por el lucro terrenal; y así no se atreve a desafiar el peligro, por no perder lo que ama. Pero el que se aleja para evitar el peligro sin detrimento de su grey, no huye como un mercenario.

Ad primum ergo dicendum quod ille tanquam mercenarius fugit qui commodum temporale, vel etiam salutem corporalem, spirituali saluti proximorum praeponit. Unde Gregorius dicit, in homilia, stare in periculo ovium non potest qui in eo quod ovibus praeest, non oves diligit, sed lucrum terrenum quaerit, et ideo opponere se contra periculum trepidat, ne hoc quod diligit amittat. Ille autem qui ad evitandum periculum recedit absque detrimento gregis, non tanquam mercenarius fugit.

II-II, q. 185 a. 5 ad 2 (arriba)

Al 2º que el que responde por alguno, si no puede cumplir por sí, basta que cumpla por medio de otro. Por consiguiente un prelado, si tiene impedimento, a causa del cual no puede cuidar personalmente de sus súbditos, salva su responsabilidad, si lo hace por medio de otro.

Ad secundum dicendum quod ille qui spondet pro aliquo, si per se implere non possit, sufficit ut per alium impleat. Unde praelatus, si habet impedimentum propter quod non possit personaliter curae subditorum intendere, suae sponsioni satisfacit si per alium provideat.

II-II, q. 185 a. 5 ad 3 (arriba)

Al 3º que el que es elevado al episcopado abraza el estado de perfección según algún género de ella, del que si se le impide, no está obligado a otro género de perfección, de tal modo que le sea necesario pasar al estado religioso; sin embargo le incumbe el estricto deber de conservar la intención de trabajar por la salvación de los prójimos, si hay ocasión y la necesidad lo requiere.

Ad tertium dicendum quod ille qui ad episcopatum assumitur, assumit statum perfectionis secundum aliquod perfectionis genus, a quo si impediatur, ad aliud genus perfectionis non tenetur, ut scilicet necesse sit eum ad statum religionis transire. Imminet tamen sibi necessitas ut animum retineat intendendi proximorum saluti si opportunitas adsit et necessitas requirat.

II-II, q. 185 a. 6 arg. 1 (arriba)

¿Es licito al obispo tener algo propio?

Parece que no es lícito al obispo poseer algo propio, porque dice el Señor (Mt 19,21), si quieres ser perfecto, ve y vende lo qué tienes y dalo a los pobres, y ven y sígueme; por lo que se ve que la pobreza voluntaria se requiere para la perfección. Es así que los obispos son elevados al estado de perfección. Luego parece que no les es lícito poseer cosa propia.

Utrum episcopo liceat aliquid proprium possidere

Ad sextum sic proceditur. Videtur quod episcopo non liceat aliquid proprium possidere. Dominus enim dicit, Matth. XIX, si vis perfectus esse, vade et vende omnia quae habes et da pauperibus, et veni, sequere me, ex quo videtur quod voluntaria paupertas ad perfectionem requiratur. Sed episcopi assumuntur ad statum perfectionis. Ergo videtur quod non liceat eis proprium possidere.

II-II, q. 185 a. 6 arg. 2 (arriba)

Los obispos ocupan en la Iglesia el lugar de los Apóstoles, como dice la Glosa (ord. Bedae, sup. illud, Designavit, etc. Luc. 10); y el Señor mandó a los Apóstoles que nada poseyeran propio, según aquello (Mt 10,9), no poseáis oro ni plata ni dinero en vuestras fajas; por lo que también San Pedro dice en su nombre y en el de todos los Apóstoles, he aquí que nosotros todo lo hemos dejado y te habernos seguido (Mt 19,27). Luego parece que los obispos están obligados a la observancia de tal mandato, de modo que nada posean propio.

Praeterea, episcopi in Ecclesia tenent locum apostolorum, ut dicit Glossa, Luc. X. Sed apostolis dominus praecepit ut nihil proprium possiderent, secundum illud Matth. X, nolite possidere aurum neque argentum, neque pecuniam in zonis vestris. Unde et Petrus, pro se et pro aliis apostolis, dicit, ecce, nos reliquimus omnia et secuti sumus te, Matth. XIX. Ergo videtur quod episcopi teneantur ad huius mandati observantiam, ut nihil proprium possideant.

II-II, q. 185 a. 6 arg. 3 (arriba)

Dice San Jerónimo (carta a Nepociano, epist. 2): la palabra griega clero χλήρος (cleros) equivale a la latina sors (suerte); por lo cual se da a los eclesiásticos el nombre de clérigos, porque son de la suerte del Señor, o porque el Señor mismo es su suerte o porción; y el que posee al Señor no puede poseer nada fuera de él. Pero si tiene oro, plata, aposesiones o un rico mobiliario, no se digna el Señor de ser su parte con todos sus otros bienes. Luego parece que no sólo los obispos sino también los clérigos deben carecer de propiedad.

Praeterea, Hieronymus dicit, ad Nepotianum, cleros Graece, Latine sors appellatur. Propterea clerici dicuntur, quia de sorte domini sunt, vel quia ipse dominus sors, idest pars, clericorum est. Qui autem dominum possidet, nihil extra Deum habere potest. Si autem aurum, si argentum, si possessiones, si variam supellectilem habet, cum istis partibus non dignatur dominus fieri pars eius. Ergo videtur quod non solum episcopi, sed etiam clerici debeant proprio carere.

II-II, q. 185 a. 6 s. c. (arriba)

Por el contrario, se dice (12, q. 1, c. 19): dejen los obispos a sus herederos, si quieren, sus bienes propios, los que ellos han adquirido o los que tienen de patrimonio.

Sed contra est quod dicitur XII, qu. I, episcopus de rebus propriis vel acquisitis, vel quidquid de proprio habet, heredibus suis derelinquat.

II-II, q. 185 a. 6 co. (arriba)

Responderemos que nadie está obligado a lo que es de supererogación, a no ser que se obligue a ello especialmente por voto. Por esta razón dice San Agustín (epist. ad Paulinam et Armentarium, 127 ó 45): puesto que ya hiciste voto, ya te obligaste, no te es permitido hacer otra cosa; antes de que hubieras hecho tu voto, eras libre de quedar inferior. Pero es evidente que el vivir sin propiedad es cosa de supererogación, porque no cae bajo precepto sino bajo consejo; así que (Mt 19,17), habiendo dicho el Señor a un joven, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos, añade en seguida, si quieres ser perfecto, ve y vende cuanto tienes y dalo a los pobres. Mas los obispos no se obligan en su ordenación a vivir sin lo propio; ni tampoco se requiere por necesidad para el cargo pastoral, a que se obligan, el vivir sin lo propio. Por consiguiente no están obligados los obispos a vivir sin propiedad.

Respondeo dicendum quod ad ea quae sunt supererogationis nullus tenetur, nisi se specialiter ad illud voto adstringat. Unde Augustinus dicit, in epistola ad Paulinam et Armentarium, quia iam vovisti, iam te obstrinxisti, aliud tibi facere non licet. Priusquam esses voti reus, liberum fuit quod esses inferior. Manifestum est autem quod vivere absque proprio supererogationis est, non enim cadit sub praecepto, sed sub consilio. Unde cum, Matth. XIX, dixisset dominus adolescenti, si vis ad vitam ingredi, serva mandata, postea superaddendo subdidit, si vis perfectus esse, vade et vende omnia quae habes et da pauperibus. Non autem episcopi in sua ordinatione ad hoc se obligant ut absque proprio vivant, nec etiam vivere absque proprio ex necessitate requiritur ad pastorale officium, ad quod se obligant. Et ideo non tenentur episcopi ad hoc quod sine proprio vivant.

II-II, q. 185 a. 6 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos que, como se ha demostrado (S. Th. II-II, q. 184, a. 3), la perfección de la vida cristiana no consiste esencialmente en la pobreza voluntaria; mas esta concurre como instrumento a la perfección de la vida. Por consiguiente no es preciso que donde hay mayor pobreza haya mayor perfección; antes por el contrario, puede haber gran perfección con gran opulencia; pues de Abraham, a quien se dijo (Gn 17,1) anda en mi presencia y se perfecto, se lee haber sido rico.

Ad primum ergo dicendum quod, sicut supra habitum est, perfectio Christianae vitae non consistit essentialiter in voluntaria paupertate, sed voluntaria paupertas instrumentaliter operatur ad perfectionem vitae. Unde non oportet quod ubi est maior paupertas, ibi sit maior perfectio. Quinimmo potest esse summa perfectio cum magna opulentia, nam Abraham, cui dictum est, Gen. XVII, ambula coram me et esto perfectus, legitur dives fuisse.

II-II, q. 185 a. 6 ad 2 (arriba)

Al 2º que aquellas palabras del Señor pueden entenderse de tres modos: 1º místicamente, de manera que no poseamos ni oro ni plata, es decir, que los predicadores no se apoyen principalmente en su sabiduría y elocuencia temporal, como lo explica San Jerónimo (sup. illud Matth. 10), ni dos túnicas; 2º según la explica San Agustín (De consensu Evang. l. 2, c. 30), de modo que se comprenda que el Señor dijo esto, no ordenándolo, sino más bien permitiéndolo; porque les permitió que fuesen a predicar sin oro ni plata ni otros ajuares, puesto que recibirían lo necesario para su sustento de aquellos a quienes predicaban, por lo que añade, porque digno es el trabajador de su alimento; de modo empero que, si alguno viviese a sus expensas en la predicación del Evangelio, esto pertenecería a la supererogación, como dice San Pablo de sí mismo (2Co 4); 3º según lo entiende el Crisóstomo (Hom. 2, in illud Rm 16, salutate Priscillam), de manera que se entienda que el Señor ha dado estos preceptos a sus discípulos relativamente a la misión, con que eran enviados para predicar a los judíos, a fin de excitar por esto su confianza en la virtud de él mismo, que proveería a sus necesidades, sin que ellos hiciesen gasto alguno. Sin embargo este precepto no obligaba a los mismos ni a sus sucesores a predicar el Evangelio sin tener nada propio: porque se lee de San Pablo (2Co 12) que recibía estipendio de otras Iglesias, para predicar a los corintios; y así es evidente que poseía algo que otros le habían enviado. Por otra, parte parece necio decir que tantos santos pontífices como San Atanasio, San Ambrosio y San Agustín, hubieran quebrantado dichos preceptos, si se hubiesen creído obligados a observarlos.

Ad secundum dicendum quod verba illa domini tripliciter possunt intelligi. Uno modo, mystice, ut non possideamus aurum neque argentum, idest, ut praedicatores non innitantur principaliter sapientiae et eloquentiae temporali; ut Hieronymus exponit. Alio modo, sicut Augustinus exponit, in libro de consensu Evangelist., ut intelligatur hoc dominum non praecipiendo, sed magis permittendo dixisse. Permisit enim eis ut absque auro et argento et aliis sumptibus ad praedicandum irent, accepturi sumptus vitae ab his quibus praedicabant. Unde subdit, dignus est enim operarius cibo suo. Ita tamen quod, si aliquis propriis sumptibus uteretur in praedicatione Evangelii, ad supererogationem pertineret, sicut Paulus de seipso dicit, I ad Cor. IX. Tertio modo, secundum quod Chrysostomus exponit, ut intelligatur illa dominum discipulis praecepisse quantum ad illam missionem qua mittebantur ad praedicandum Iudaeis, ut per hoc exercerentur ad confidendum de virtute ipsius, qui eis absque sumptibus provideret. Ex quo tamen non obligabantur ipsi, vel successores eorum, ut absque propriis sumptibus Evangelium praedicarent. Nam et de Paulo legitur, II ad Cor. XI, quod ab aliis Ecclesiis stipendium accipiebat ad praedicandum Corinthiis, et sic patet quod aliquid possidebat ab aliis sibi missum. Stultum autem videtur dicere quod tot sancti pontifices, sicut Athanasius, Ambrosius, Augustinus, illa praecepta transgressi fuissent, si ad ea observanda se crederent obligari.

II-II, q. 185 a. 6 ad 3 (arriba)

Al 3º que toda parte es menor que el todo. Luego tiene otras posesiones con Dios aquel, cuyo fervor se disminuye acerca de lo que es de Dios, mientras se aplica a las cosas que son del mundo; y así no deben los obispos ni los clérigos poseer bienes en propiedad, de modo que por cuidar lo propio falten en lo perteneciente al culto divino.

Ad tertium dicendum quod omnis pars est minor toto. Ille ergo cum Deo alias partes habet, cuius studium diminuitur circa ea quae sunt Dei, dum intendit his quae sunt mundi. Sic autem non debent nec episcopi nec clerici proprium possidere, ut, dum curant propria, defectum faciant in his quae pertinent ad cultum divinum.

II-II, q. 185 a. 7 arg. 1 (arriba)

¿Pecan mortalmente los obispos, si no distribuyen a los pobres los bienes de la Iglesia, que administran?

Parece que pecan mortalmente los obispos, si no distribuyen a los pobres los bienes de la Iglesia, que administran; porque dice San Ambrosio explicando aquello (Lc 12), el campo de un hombre rico había llevado abundantes frutos (serm. 64, De temp.): nadie llame propio lo que ha tomado del bien común en mayor cantidad de lo que necesita y que violentamente ha arrebatado; y después añade: no es menos criminal quitar al que tiene que denegar al indigente, pudiendo y estando en la abundancia. Pero el quitar lo ajeno violentamente es pecado mortal. Luego los obispos pecan mortalmente, si no dan a los pobres lo que les sobra.

Utrum episcopi mortaliter peccent si bona ecclesiastica quae procurant, pauperibus non largiantur

Ad septimum sic proceditur. Videtur quod episcopi mortaliter peccent si bona ecclesiastica quae procurant, pauperibus non largiantur. Dicit enim Ambrosius, exponens illud Luc. XII, hominis cuiusdam divitis uberes fructus ager attulit, nemo proprium dicat quod est commune, plus quam sufficiat sumptui, violenter obtentum est. Et postea subdit, neque minus est criminis habenti tollere quam, cum possis et abundas, denegare indigentibus. Sed violenter tollere alienum est peccatum mortale. Ergo episcopi mortaliter peccant si ea quae eis supersunt, pauperibus non largiantur.

II-II, q. 185 a. 7 arg. 2 (arriba)

Sobre aquello (Is 3) el robo hecho al pobre está en vuestra casa, dice San Jerónimo (Glosa ordin.) que los bienes de la Iglesia son de los pobres; y todo el que se reserva lo que es de otro, o lo da a otros, peca mortalmente y está obligado a la restitución. Luego, si los obispos se reservan para sí los bienes eclesiásticos que les sobran, o los dan a sus parientes o amigos, parece que están obligados a la restitución.

Praeterea, Isaiae III, super illud, rapina pauperum in domo vestra, dicit Glossa Hieronymi quod bona ecclesiastica sunt pauperum. Sed quicumque id quod est alterius sibi reservat aut aliis dat, peccat mortaliter et tenetur ad restitutionem. Ergo, si episcopi bona ecclesiastica quae eis superfluunt, sibi retineant vel consanguineis vel amicis largiantur, videtur quod teneantur ad restitutionem.

II-II, q. 185 a. 7 arg. 3 (arriba)

Praeterea, multo magis aliquis potest de rebus Ecclesiae ea quae sunt sibi necessaria accipere, quam superflua congregare. Sed Hieronymus dicit, in epistola ad Damasum Papam, clericos illos convenit Ecclesiae stipendiis sustentari quibus parentum et propinquorum nulli suffragantur, qui autem bonis parentum et opibus sustentari possunt, si quod pauperum est accipiunt, sacrilegium incurrunt. Unde et apostolus dicit, I ad Tim. V, si quis fidelis habet viduas, subministret illis, et non gravetur Ecclesia, ut his quae vere viduae sunt sufficiat. Ergo multo magis episcopi mortaliter peccant si ea quae eis superfluunt de bonis ecclesiasticis, pauperibus non largiantur.

II-II, q. 185 a. 7 s. c. (arriba)

Por el contrario, muchos obispos no dan a los pobres lo que les sobra, sino que parece lo emplean laudablemente en aumentar las rentas de la Iglesia.

Sed contra est quod plures episcopi ea quae supersunt non largiuntur pauperibus, sed expendere videntur laudabiliter ad reditus Ecclesiae ampliandos.

II-II, q. 185 a. 7 co. (arriba)

Responderemos, que no debe decirse lo mismo de los bienes propios, que los obispos pueden poseer, que de los bienes eclesiásticos; porque en los bienes propios tienen verdadero dominio, y de consiguiente por la naturaleza misma de las cosas no están obligados a darlos a los demás, sino que pueden guardarlos para sí o también darlos a otros a su arbitrio. Sin embargo pueden pecar en la dispensación de estos bienes por la desordenación de su voluntad, por la que acontece o que se den a sí mismos más de los que conviene, o que no socorran a los demás tanto como el deber de la caridad lo exige; mas no están obligados a la restitución, porque tienen sobre sus bienes dominio, al paso que de los bienes eclesiásticos son dispensadores o administradores; por lo cual dice San Agustin (carta a Bonifacio, epist. 185 ó 50): si poseemos privadamente lo que nos basta, aquellos bienes no son nuestros sino de los pobres, de los que en cierto modo somos administradores; mas no nos los apropiamos por medio de una condenable usurpación. Para la dispensación empero se requiere buena fe, según aquello (1Co 4,2), ahora lo que se requiere en los dispensadores es que cada cual sea hallado fiel. Los bienes eclesiásticos sin embargo están destinados, no sólo para el uso de los pobres, sino también para el culto divino y las necesidades de los ministros; por cuya razón se dice (12, q. 2, c. 28): de las rentas de la Iglesia u ofrendas de los fieles remítase una sola parte de ellas al obispo; dos reserve el presbítero para la fábrica de la Iglesia y para los pobres, bajo pena de ser degradado; y la última distribúyase entre los eclesiásticos, a cada uno según sus méritos. Luego, si son distintos los bienes que deben ser para uso del obispo, de los que se han de dar a los pobres y a los ministros y al culto de la Iglesia, y el obispo retuviere algo para sí de lo que debe dar a los pobres, o de lo que debe corresponder a los ministros o al culto divino, no hay duda que no los dispensa fielmente y peca mortalmente y está obligado a la restitución. Sobre los bienes, que están especialmente destinados a su uso, parece existir la misma razón que sobre los bienes propios, cual es el que peque por el afecto o uso desmedido, si retiene para sí inmoderadamente, y no socorre a otros, cual requiere el deber de la caridad. Pero, si no son distintos los predichos bienes, su distribución está confiada a la buena fe; y, si efectivamente falta en poco o sobreabunda, puede esto hacerse sin detrimento de su buena fe, puesto que el hombre no puede en tales casos precisar puntualmente lo que es preciso hacer; y, si el exceso es considerable, no podrá ocultársele: por consiguiente parece que repugna a la buena fe, y por tanto no está exento de pecado mortal; pues se dice (Mt 24,48) que, si dijere el siervo malo en su corazón, se tarda mi Señor en venir (lo cual pertenece al desprecio del juicio divino), y comenzase a maltratar a sus compañeros (lo cual pertenece a la soberbia) y a comer y beber con los que se embriagan, (lo cual pertenece a la lujuria); vendrá el Señor de aquel siervo el día que no espera, y lo separará, esto es, de la compañía de los buenos, y pondrá su parte con los hipócritas, esto es, en el infierno.

Respondeo dicendum quod aliter est dicendum de propriis bonis, quae episcopi possidere possunt, et de bonis ecclesiasticis. Nam propriorum bonorum verum dominium habent. Unde ex ipsa rerum conditione non obligantur ut eas aliis conferant, sed possunt vel sibi retinere, vel aliis pro libitu elargiri. Possunt tamen in earum dispensatione peccare, vel propter inordinationem affectus, per quam contingit quod vel sibi plura conferant quam oporteat; vel etiam aliis non subveniant secundum quod requirit debitum caritatis. Non tamen tenetur ad restitutionem, quia huiusmodi res sunt eius dominio deputatae. Sed ecclesiasticorum bonorum sunt dispensatores vel procuratores, dicit enim Augustinus, ad Bonifacium, si privatum possidemus quod nobis sufficiat, non illa nostra sunt, sed illorum quorum procurationem gerimus, non proprietatem nobis usurpatione damnabili vindicemus. Ad dispensatorem autem requiritur bona fides, secundum illud I ad Cor. IV, hic iam quaeritur inter dispensatores ut fidelis quis inveniatur. Sunt autem bona ecclesiastica non solum in usus pauperum, sed etiam ad cultum divinum et necessitates ministrorum expendenda. Unde dicitur XII, qu. II, de reditibus Ecclesiae vel oblatione fidelium, sola episcopo ex his una portio emittatur; duae ecclesiasticis fabricis et erogationi pauperum profuturae a presbytero, sub periculo sui ordinis, ministrentur; ultima clericis, pro singulorum meritis, dividatur. Si ergo distincta sint bona quae debent in usum episcopi cedere, ab his quae sunt pauperibus et ministris et cultui Ecclesiae eroganda; et aliquid sibi retinuerit episcopus de his quae sunt pauperibus eroganda, vel in usum ministrorum aut in cultum divinum expendenda, non est dubium quod contra fidem dispensationis agit, et mortaliter peccat, et ad restitutionem tenetur. De his autem quae sunt specialiter suo usui deputata, videtur esse eadem ratio quae est de propriis bonis, ut scilicet propter immoderatum affectum et usum peccet quidem, si immoderata sibi retineat, et aliis non subveniat sicut requirit debitum caritatis. Si vero non sint praedicta bona distincta, eorum distributio fidei eius committitur. Et si quidem in modico deficiat vel superabundet, potest hoc fieri absque bonae fidei detrimento, quia non potest homo in talibus punctaliter accipere illud quod fieri oportet. Si vero sit multus excessus, non potest latere, unde videtur bonae fidei repugnare. Et ideo non est absque peccato mortali, dicitur enim Matth. XXIV, quod, si dixerit malus servus in corde suo, moram facit dominus meus venire, quod pertinet ad divini iudicii contemptum; et coeperit percutere conservos suos, quod pertinet ad superbiam; manducet autem et bibat cum ebriosis, quod pertinet ad luxuriam, veniet dominus servi illius in die qua non sperat, et dividet eum, scilicet a societate bonorum, et partem eius ponet cum hypocritis, scilicet in Inferno.

II-II, q. 185 a. 7 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos, que aquellas palabras de San Ambrosio no solamente deben referirse a la dispensación de las cosas eclesiásticas, sino de cualesquiera bienes, de los que está obligado alguno a proveer por deber de caridad a los que sufren necesidad. Mas no puede determinarse cuándo hay esta necesidad que obligue a pecado mortal, como tampoco los demás particulares que se consideran en los actos humanos; pues su determinación se deja a la prudencia humana.

Ad primum ergo dicendum quod verbum illud Ambrosii non solum est referendum ad dispensationem ecclesiasticarum rerum, sed quorumcumque bonorum ex quibus tenetur aliquis, debito caritatis, providere necessitatem patientibus. Non tamen potest determinari quando sit ista necessitas quae ad peccatum mortale obliget, sicut nec cetera particularia quae in humanis actibus considerantur. Horum enim determinatio relinquitur humanae prudentiae.

II-II, q. 185 a. 7 ad 2 (arriba)

Al 2º que los bienes de las Iglesias no sólo deben ser destinados al uso de los pobres, sino también a otros usos, como se ha dicho. Por lo tanto, si de lo que está destinado para el uso del obispo o de algún clérigo quiere alguno sustraer para sí o darlo a sus parientes o a otros; no peca, con tal que lo haga moderadamente, esto es, que tenga por objeto salvarlos de la indigencia, mas no el de enriquecerlos . Por esta razón dice San Ambrosio (De offic. l. 1, c. 30, c. Est probanda, dist. 86): debe aprobarse la liberalidad en no desamparar a los de tu familia, si conoces que tienen necesidad; pero no de modo que quieras que se enriquezcan con lo que tú puedes dar a los indigentes.

Ad secundum dicendum quod bona Ecclesiarum non sunt solum expendenda in usus pauperum, sed etiam in alios usus, ut dictum est. Et ideo si de eo quod usui episcopi vel alicuius clerici est deputatum, velit aliquis sibi subtrahere et consanguineis vel aliis dare, non peccat, dummodo id faciat moderate, idest, ut non indigeant, non autem ut ditiores inde fiant. Unde Ambrosius dicit, in libro de Offic., est approbanda liberalitas, ut proximos seminis tui ne despicias, si egere cognoscas, non tamen ut illi ditiores fieri velint ex eo quod tu potes conferre inopibus.

II-II, q. 185 a. 7 ad 3 (arriba)

Al 3º que todos los bienes de las Iglesias deben ser dados a los pobres, a no ser en caso de necesidad, tal como la redención de cautivos y otras necesidades de los pobres, en cuyos casos se enajenan hasta los vasos consagrados al culto divino, como dice San Ambrosio (De offic. l. 2, c. 28 y c. Aurum, 12. q. 2), en tal necesidad pecaría el clérigo, si quisiera vivir de las cosas de la Iglesia, con tal que tuviera vienes patrimoniales con que poder vivir.

Ad tertium dicendum quod non omnia bona Ecclesiarum sunt pauperibus largienda, nisi forte in articulo necessitatis, in quo etiam, pro redemptione captivorum et aliis necessitatibus pauperum, vasa cultui divino dicata distrahuntur, ut Ambrosius dicit. Et in tali necessitate peccaret clericus si vellet de rebus Ecclesiae vivere, dummodo haberet patrimonialia bona, de quibus vivere possit.

II-II, q. 185 a. 7 ad 4 (arriba)

Al 4º que los bienes de las Iglesias deben servir para el uso de los pobres. Por lo tanto, si alguno, no amenazando necesidad de proveer a los pobres de lo que sobra de las rentas de la Iglesia, compra posesiones o aumenta el tesoro para el porvenir con provecho de la Iglesia y de las necesidades de los pobres, obra laudablemente. Pero, si hay necesidad inminente de dar a los pobres, es un cuidado superfluo y desordenado el que alguno lo conserve para el futuro, cosa que prohíbe el Señor (Mt 6,34) cuando dice, no andéis cuidadosos por el día de mañana.

Ad quartum dicendum quod bona Ecclesiarum usibus pauperum deservire debent. Et ideo si quis, necessitate non imminente providendi pauperibus, de his quae superfluunt ex proventibus Ecclesiae possessiones emat, vel in thesauro reponat in futurum utilitati Ecclesiae et necessitatibus pauperum, laudabiliter facit. Si vero necessitas immineat pauperibus erogandi, superflua cura est et inordinata ut aliquis in futurum conservet, quod dominus prohibet, Matth. VI, dicens, nolite solliciti esse in crastinum.

II-II, q. 185 a. 8 arg. 1 (arriba)

¿Irreligiosos, que son promovidos al episcopado, están obligados a las observancias regulares?

Parece que los religiosos, que son promovidos al episcopado, no están obligados a las observancias regulares, porque se dice (18, q. 1, c. Statutum) que la elección canónica absuelve al monje del yugo de la regla de la profesión monástica, y la ordenación sagrada hace de un monje un obispo. Pero las observancias regulares pertenecen al yugo de la regla. Luego los religiosos elevados al episcopado no están obligados a las observancias regulares.

Utrum religiosi qui promoventur in episcopos, teneantur ad observantias regulares

Ad octavum sic proceditur. Videtur quod religiosi qui promoventur in episcopos, non teneantur ad observantias regulares. Dicitur enim XVIII, qu. I, quod monachum canonica electio a iugo regulae monasticae professionis absolvit, et sacra ordinatio de monacho episcopum facit. Sed observantiae regulares pertinent ad iugum regulae. Ergo religiosi qui in episcopum assumuntur, non tenentur ad observantias regulares.

II-II, q. 185 a. 8 arg. 2 (arriba)

El que asciende de un grado inferior al grado superior no parece estar obligado a lo que es del grado inferior; como se ha dicho antes (S. Th. II-II, q. 88, a. 12, ad 1) que el religioso no está obligado a observar los votos, que hizo en el mundo. Pero el religioso que es elevado al episcopado asciende a algo mayor, como se ha demostrado (S. Th. II-II, q. 184, a. 7). Luego parece que el obispo no está obligado a lo que estaba obligado a observar en el estado religioso.

Praeterea, ille qui ab inferiori ad superiorem gradum ascendit, non videtur teneri ad ea quae sunt inferioris gradus, sicut supra dictum est quod religiosus non tenetur ad observanda vota quae in saeculo fecit. Sed religiosus qui assumitur ad episcopatum, ascendit ad aliquid maius, ut supra habitum est. Ergo videtur quod non obligetur episcopus ad ea quae tenebatur observare in statu religionis.

II-II, q. 185 a. 8 arg. 3 (arriba)

Parece que los religiosos se obligan principalmente a la obediencia y a vivir sin propiedad. Pero los religiosos, que son elevados al episcopado, no están obligados a obedecer a los prelados de sus religiones, puesto que son superiores a ellos, ni tampoco parece que están obligados a la pobreza, puesto que, como se dice en el decreto ya alegado (18, q. 1, c. Statutum), aquel a quien la sagrada ordenación hace obispo de monje que era, tiene poder de reivindicar con derecho su herencia paterna como legítimo heredero. A veces también se les confiere el derecho de hacer testamento. Luego mucho menos están obligados a las observancias regulares.

Praeterea, maxime religiosi obligari videntur ad obedientiam, et ad hoc quod sine proprio vivant. Sed religiosi qui assumuntur ad episcopatum, non tenentur obedire praelatis suarum religionum, quia sunt eis superiores. Nec etiam videntur teneri ad paupertatem, quia, sicut in decreto supra inducto dicitur, quem sacra ordinatio de monacho episcopum facit, velut legitimus heres, paternam sibi hereditatem iure vindicandi potestatem habeat. Interdum etiam conceditur eis testamenta conficere. Ergo multo minus tenentur ad alias observantias regulares.

II-II, q. 185 a. 8 s. c. (arriba)

Por el contrario, se dice (Decret. 16, q. 1, c. 3): sobre los monjes, que han permanecido largo tiempo en los monasterios y después llegasen al orden del clericado, establecemos que no deben separarse del primer propósito.

Sed contra est quod dicitur in decretis, XVI, qu. I, de monachis qui diu morantes in monasteriis, si postea ad clericatus ordines pervenerint, statuimus non debere eos a priori proposito discedere.

II-II, q. 185 a. 8 co. (arriba)

Responderemos, que según lo dicho (S. Th. II-II, q. 184, a. 7) el estado religioso pertenece a la perfección como cierto camino hacia ella, y el estado episcopal pertenece a la perfección como cierto magisterio de perfección; por lo que el estado religioso se compara al estado episcopal, como la enseñanza al magisterio y la disposición a la perfección, mas la disposición no se destruye cuando sobreviene la perfección, a no ser en cuanto a aquello en que repugna a la perfección; pero en cuanto a lo que la es conveniente se afirma más; como al discípulo cuando llegare a ser maestro no le conviene ser oyente, y sí le conviene leer y meditar aun más que antes. Así pues debe decirse que, si entre las observancias regulares hay algunas que no son impedimento al cargo pontifical, sino que ayudan más bien a conservar la perfección, como es la continencia, la pobreza y otras semejantes, el religioso, aun siendo ya obispo, está obligado a observarlas, y por consiguiente a llevar el hábito de su religión, que es el signo de esta obligación. Pero, si hay observancias regulares, que no se avienen con el cargo pontifical, como es la soledad, el silencio y algunas abstinencias o vigilias graves, por las que se hiciese impotente corporalmente para ejercer el cargo pontifical, no esta obligado a semejantes observancias . En cuanto a otras puede usar de dispensa, según lo que requiera la necesidad de la persona o del cargo y la condición de los sujetos con quienes vive; al modo con que también los prelados de las órdenes religiosas se dispensan a sí propios en iguales circunstancias.

Respondeo dicendum quod, sicut supra dictum est, status religionis ad perfectionem pertinet quasi quaedam via in perfectionem tendendi, status autem episcopalis ad perfectionem pertinet tanquam quoddam perfectionis magisterium. Unde status religionis comparatur ad statum episcopalem sicut disciplina ad magisterium, et dispositio ad perfectionem. Dispositio autem non tollitur, perfectione adveniente, nisi forte quantum ad id in quo perfectioni repugnat; quantum autem ad id quod perfectioni congruit, magis confirmatur. Sicut discipulo, cum ad magisterium pervenerit, non congruit quod sit auditor, congruit tamen sibi quod legat et meditetur, etiam magis quam ante. Sic igitur dicendum est quod, si qua sunt in regularibus observantiis quae non impediant pontificale officium, sed magis valeant ad perfectionis custodiam, sicut est continentia, paupertas et alia huiusmodi, ad haec remanet religiosus, etiam factus episcopus, obligatus; et per consequens, ad portandum habitum suae religionis, qui est huius obligationis signum. Si qua vero sunt in observantiis regularibus quae officio pontificali repugnent, sicut est solitudo, silentium, et aliquae abstinentiae vel vigiliae graves, ex quibus impotens corpore redderetur ad exequendum pontificale officium, ad huiusmodi observanda non tenetur. In aliis tamen potest dispensatione uti, secundum quod requirit necessitas personae vel officii, vel conditio hominum cum quibus vivit, per modum quo etiam praelati religionum in talibus secum dispensant.

II-II, q. 185 a. 8 ad 1 (arriba)

Al argumento 1º diremos, que el que de monje es hecho obispo queda libre del yugo de la profesión monástica, no en cuanto a todas las cosas, sino en cuanto a las que no son compatibles con el cargo episcopal, según lo dicho.

Ad primum ergo dicendum quod ille qui fit de monacho episcopus, absolvitur a iugo monasticae professionis, non quantum ad omnia, sed quantum ad illa quae officio pontificali repugnant, ut dictum est.

II-II, q. 185 a. 8 ad 2 (arriba)

Al 2º que los votos de la vida secular son a los de la religión como lo particular a lo universal, según se ha explicado (S. Th. II-II, q. 88, a. 12, ad 1); pero los votos de la religión se refieren a la dignidad pontifical como la disposición a la perfección. Ahora bien, lo particular se hace superfluo desde el momento en que se posee lo universal; mas la disposición es necesaria todavía, aun obtenida la perfección.

Ad secundum dicendum quod vota saecularis vitae se habent ad vota religionis sicut particulare ad universale, ut supra habitum est. Sed vota religionis se habent ad pontificalem dignitatem sicut dispositio ad perfectionem. Particulare autem superfluit, habito universali, sed dispositio adhuc necessaria est, perfectione obtenta.

II-II, q. 185 a. 8 ad 3 (arriba)

Al 3º que el no estar obligados los obispos religiosos a obedecer a los prelados de su orden es per accidens, esto es, porque dejaron de ser súbditos, como los mismos prelados de las religiones, permanece no obstante aún virtualmente la obligación del voto; de tal modo que, si alguno legítimamente fuese superior a ellos, estarían obligados a obedecer en cuanto están obligados a cumplir los estatutos de la regla según el modo predicho, y a sus superiores, si los tienen. No pueden empero tener propiedad de modo alguno, porque no reivindican la herencia paterna como propia, sino como debida a la Iglesia; por lo que allí mismo se añade que, después de haber sido ordenado el obispo para el altar, a que ha sido consagrado y del que lleva el título según los sagrados cánones, restituya lo que pudiere adquirir. Tampoco puede de modo alguno hacer testamento, puesto que no se le confía más que la dispensación de los bienes eclesiásticos, que concluye con la muerte, por la que comienza a ser valedero el testamento, como dice el Apóstol (Hb 9). Mas, si hace testamento por concesión del Papa, no se entiende que lo hace por su propio (derecho), sino que se entiende ser ampliada la potestad de su dispensación por la autoridad apostólica, para que esta dispensación valga después de su muerte.

Ad tertium dicendum quod hoc est per accidens quod episcopi religiosi obedire praelatis suarum religionum non tenentur, quia sibi subditi esse desierunt, sicut et ipsi praelati religionum. Manet tamen adhuc obligatio voti virtualiter, ita scilicet quod, si eis legitime aliquis praeficeretur, obedire tenerentur, inquantum tenentur obedire statutis regulae per modum praedictum, et suis superioribus, si quos habent. Proprium autem nullo modo habere possunt. Non enim hereditatem paternam vindicant quasi propriam, sed quasi Ecclesiae debitam. Unde ibidem subditur quod, postquam episcopus ordinatur, ad altare ad quod sanctificatur, quod acquirere potuit restituat. Testamentum autem nullo modo facere potest, quia sola dispensatio ei committitur rerum ecclesiasticarum, quae morte finitur, ex qua incipit testamentum valere, ut apostolus dicit, ad Heb. IX. Si tamen ex concessione Papae testamentum faciat, non intelligitur ex proprio facere testamentum, sed apostolica auctoritate intelligitur esse ampliata potestas suae dispensationis, ut eius dispensatio possit valere post mortem.